Inicio Noticias Entrevistas Paolo Taviani, director y guionista de "César debe morir"

Paolo Taviani, director y guionista de "César debe morir"

“En la película todo es verdadero y todo es falso”

- Anuncio -

Paolo Taviani pasó por Madrid para presentar en España su última película después de una larga carrera en el cine, siempre en compañía de su hermano Vittorio.

La cinta fue premiada en la Berlinale con el máximo galardón y es la candidata a los Oscar por Italia.

Se acaba de estrenar en España y uno de los directores acudió a recibir el homenaje que le tributaba el 5º Festival de Cine Italiano de Madrid (toda la información en www.festivaldecineitalianodemadrid.com)

La película nos lleva a una cárcel italiana en la que se representa una obra de Shakespeare, con la curiosidad de que los actores del film son los propios presos. Paolo Taviani, 81 años muy bien llevados, que pasó por Madrid, nos habla así de su trabajo, “es un material humano distinto, su vida no fue fácil. Han aportado a la interpretación su terrible experiencia en la vida. Hemos aprendido mucho de ellos, uno de los presos decía que para ellos era importante rodar porque les permitía sacar fuera la parte dura de su existencia y que por un momento se sentía liberado. Hemos descubierto muchas cosas y aunque no sean mejor que Brando u otros actores que han interpretado personajes de Shakespeare lo cierto es que son diferentes”.

La obra teatral Julio César es la materia prima con la que partían los hermanos Taviani quienes también han elaborado el guión. “El cine no es teatro -comenta Paolo-, son lenguajes primos pero no hermanos. En teatro desde lejos ves un personaje en el escenario y, a pesar de las alteraciones, el público está en el juego. Pero si miras con una cámara tienes el poder de fijarte en lo más mínimo. Lo importante es que todo lo que hicimos está hecho con la emoción y aunque es un discurso racional ha salido todo de lo emocional. El plató hecho de celdas es un set del absurdo que quisimos rodar en blanco y negro porque era un horror pensar que teníamos que entrar con color a las celdas, parecía televisivo. Es una violencia que se hace a la realidad pero da más fuerza a las interpretaciones aunque sean teatrales”.

Rodada casi como un documental el espectador está dentro de la escena desde el principio, “en la película todo es verdadero y todo es falso, estuvimos mucho en la cárcel hablando con los presos y tratando de recoger material para construirlo como escenas. Al fin y al cabo somos artesanos del cine y hemos elaborado lo que hacen los presos en algo más cinematográfico”.

Paolo Taviani, que siempre ha trabajado con su hermano, bromea al ser preguntado por el trabajo con Vittorio, “siempre he deseado trabajar solo. Ahora es una epidemia, empezaron los Lumiére, están por ahí los Coen y empieza a haber hasta hermanas ya. Nosotros somos de los viejos, sumamos 163 años entre los dos”. En un tono más serio admite que “en el cine es posible, en la literatura es muy difícil, pero somos tantos para hacer cine que es posible entre dos personas. Pero es difícil de explicar entre dos hermanos”.

El 5º Festival de Cine Italiano de Madrid, proyecta hasta el próximo día 29 noviembre, ocho largos, seis documentales y varios cortos. También se proyectan películas de los hermanos Taviani como acompañamiento al premio honorífico que reciben por su carrera.

“El festival da luz al cine italiano que –asegura Paoloestá en un momento en el que está renaciendo a pesar de la crisis. En Italia hay poquísimos medios pero mucha fantasía y si mejora la economía mejorará más”.

Álvaro Flórez