Matt Damon y Tom McCarthy en el rodaje de Cuestión de Sangre
Matt Damon y Tom McCarthy en el rodaje de Cuestión de Sangre (Credit Jessica Forde / Focus Features)

Tom McCarthy habla de Cuestión de sangre, estreno 13 agosto

Cuestión de sangre se estrena en cines el próximo 13 de agosto, donde el cineasta Tom McCarthy (The station agent, The visitor, Win win, Con la magia en los zapatos, Spotlight) nos ofrece un drama sobre la familia, el perdón y el amor incondicional.

Bill Baker  (Matt Damon) es un peón de plataforma petrolífera de Oklahoma, sin empleo, que ha llevado una vida muy dura, arruinada por el alcohol y las drogas. Empeñado en compensar sus errores del pasado, Bill viaja con regularidad a Marsella, Francia, para ver a su hija Allison (Abigail Breslin), de la que se encuentra distanciado y que se halla cumpliendo una pena de nueve años de prisión por un asesinato que asegura no haber cometido.

Allison cree que hay una nueva pista que podría exonerarla de la prisión y presiona a Bill para que se ponga en contacto con su equipo de abogados. Pero Bill, deseando demostrar su valía y recuperar la confianza de su hija, decide ocuparse personalmente del asunto. No tardará en quedarse estancado por culpa de la barrera del idioma, las diferencias culturales y un complicado sistema legal, hasta que conoce a la actriz francesa Virginie (Camille Cottin), madre de Maya (Lilou Siauvaud), una niña de 8 años. Juntos, estos insólitos aliados emprenderán un viaje de descubrimiento, verdad, amor y liberación.

El director y guionista Tom McCarthy ha explicado que cuando comenzó a trabajar en Cuestión de sangre se propuso crear «thriller ambientado en una ciudad portuaria europea. Saqué inspiración de una serie de autores de novela negra mediterránea, como Andrea Camilleri, Massimo Carlotto y Jean-Claude Izzo, cuya magnífica trilogía de Marsella me condujo a la ciudad francesa. Una visita a Marsella y supe que había encontrado mi puerto. Los matices y texturas de la ciudad eran innegablemente cinematográficos y la confluencia de culturas y el ritmo de la metrópolis costera me parecían el entorno perfecto para la película».

Al terminar el primer borrador del guion el cineasta se dio cuenta de que no era la película que quería hacer, pues «le faltaba dimensión, humanidad y una perspectiva, algunos de los elementos clave que me atrajeron del género de la novela negra mediterránea. Todas esas novelas muestran la vida en torno al elemento criminal, lo que les permite ir más allá del género. En última instancia, quería que mi película hiciera lo mismo».

Por este motivo dejó el guion y lo retomó «unos siete años después, para verlo con nuevos ojos. Todavía me gustaba el punto de partida, pero me seguía preocupando lo mismo que antes. Aún no era un guion que estuviera dispuesto a dirigir. Así que me puse en contacto con la pareja de guionistas franceses Thomas Bidegain y Noé Debré. Les envié el borrador y mantuvimos una incómoda conversación por Zoom en la que me explicaron detenidamente toda una serie de fallos fundamentales que sufría el guion. Volé a París unas semanas después y nos pasamos una semana en una habitación juntos reinventando la película, lo que fue el principio de un proceso de escritura que duraría 18 meses, a partir del otoño de 2016…».

Matt Damon como Bill, en Cuestión de sangre (2021), de   Tom McCarthy (Credit Jessica Forde / Focus Features)
Matt Damon como Bill, en Cuestión de sangre (2021), de Tom McCarthy (Credit Jessica Forde / Focus Features)

Tom McCarthy cuenta que con el paso del tiempo «el mundo a nuestro alrededor había empezado a cambiar de manera drástica. Los Estados Unidos habían dado un alarmante viraje hacia el populismo y los estadounidenses estaban cada vez más alienados, no solo unos de otros, sino también del resto del mundo. Esa realidad supuso un revulsivo que nos proporcionó una nueva perspectiva sobre el viaje de Bill al extranjero, en el que trata desesperadamente de orientarse en una cultura, idioma y sistema judicial diferentes para salvar a su única hija».

Escenarios protagonistas: Oklahoma y Marsella

«Aunque Marsella es el escenario principal de la película, el pasado de Bill en Oklahoma también desempeña un papel importante en la historia y en su evolución como personaje. Intentamos reflejar el impacto que esos dos lugares —Marsella y Oklahoma— tienen en Bill y en Allison por medio de la espléndida fotografía de Masa Takayanagi. Decidimos empezar la película en Oklahoma, filmando con lentes anamórficas, a fin de acentuar la soledad y el aislamiento de Bill en el encuadre, utilizando una menor profundidad de campo y una mayor amplitud del campo de visión. La cámara se mantuvo estática, fija al suelo. Sin embargo, cuando Bill baja del avión en Marsella, la cámara empieza a moverse. Posee la crudeza espontánea y dinámica de Marsella, lo que se tradujo en el uso de la cámara en mano durante buena parte del tiempo que pasamos allí».

Finalmente, el director de Cuestión de sangre, explica que «desde la etapa de escritura del guion hasta la producción, la creación de la película fue una labor de colaboración no solo de talentos, sino también de culturas cinematográficas. Me vi constantemente obligado a cuestionar mis motivaciones y mi enfoque de siempre, apoyándome en la forma francesa de hacer cine y aprendiendo de ella».

Por último, añadió que «Matt Damon fue decisivo para sacar adelante esta película. Todo el reparto es estupendo, desde Camille Cotton a Abigail Breslin y nuestra arma secreta, Lilou Siauvaud. Pero toda la película se sustenta sobre la interpretación principal de Matt. Hay pocos actores en el mundo que puedan dotar a su interpretación de toda su personalidad y su peso y aun así conseguir desaparecer por completo en su personaje. Una vez elegido Matt para el papel, sentí que entendía claramente a Bill Baker y el profundo viaje, con todas sus complejidades y ambigüedades, que se disponía a emprender. La película sencillamente no funcionaría sin él.

Fuente eOne

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año