Inicio Noticias Actualidad del Cine Jessica Hausner, directora y guionista de Lourdes

Jessica Hausner, directora y guionista de Lourdes

Como indica Jessica Hausner, directora y guionista de Lourdes, la película muestra “por una parte la fe en un Dios bon­dadoso y eterno, y por otra la rea­lidad caracterizada por lo arbitrario y lo efímero. En definitiva se trata de un cuento cruel: un ensueño o una pesadilla. Enfer­mos y moribundos de todo el mundo visitan Lour­des para recobrar la salud. Es­pe­ran un milagro, porque es precisamente en Lourdes donde aún se producen milagros. Pero Dios parece un tanto caprichoso: da y to­ma en función de su humor, y sus caminos son impenetrables. En la cató­lica Lour­des los paralíticos sueñan con po­der andar, los que están solos con tener ami­gos, los hambrientos con quedar saciados, pero la sensación de tener una vida trun­cada, así como el deseo de plenitud, son universales”.
Ante todo, la directora austríaca tenía la idea de “hacer una película sobre un mi­lagro. Los milagros representan una para­doja, una fisura en la lógica que nos con­duce hacia la muerte. Es­perar un milagro es en cierto modo la esperanza de que to­do va a terminar bien y de que hay alguien que vela por nosotros”. De hecho, Haus­ner ha investiga­do mucho para “encon­trar el marco adecua­do para contar la his­toria de un milagro, y me he fijado en el caso concreto de Lour­des porque yo que­ría destacar el hecho de que los peregri­nos se dirigen allí con la es­peranza de vi­vir un milagro. Se podría pen­sar que un mi­lagro siempre es positivo: supone la repen­tina curación de una per­sona paralizada. Sin embargo, durante mi búsqueda de las historias de curaciones he comprobado que las personas curadas han experimen­tado una recaída: el milagro no ha du­rado. Y en ello se encuentra un paralelis­mo con el lado arbitrario de la vida: algu­nas cosas nos parecen maravillosas, inclu­so milagrosas, y luego se convierten en ho­rribles o simplemente triviales”.
Para Hausner, “una curación milagrosa es injusta. ¿Por qué una persona se cura y otra no? ¿Qué se puede hacer para curarse? ¿Rezar, como la madre de la joven apáti­ca; escoger la humildad, como Cécile, o por el contrario no hacer nada, como Chris­tine? No hay respuesta para estas pre­guntas: los milagros parecen arbitrarios, se producen sin lógica ni razón aparente. El milagro es fundamentalmente injus­to, pero no obstante es también una in­men­sa alegría para quien se cura”. Sin embar­go, una persona que, presumiblemente, ha experimentado una curación milagro­sa “no tiene ninguna garantía de que su curación perdure. La curación ofrece una nueva oportunidad a Christine -que que­rría disfrutar de la vida-, pero compren­de que su reciente felicidad puede aca­barse en cualquier momento. Ella empie­za entonces a buscarle sentido, a pregun­tarse si tendría que hacer alguna cosa es­pecial para ser digna de su curación. ¿Qué habría que hacer para que el milagro du­re? ¿Dios oye sus plegarias?”.

Filmografía

Jessica Hausner nació el 6 de octubre de 1972 en Viena (Austria). Estudió dirección en la Filmakademie de Viena, don­de en 1996 realizó su primer cortome­traje, Flora, que obtuvo el Léopard de De­main en el Festival de Locarno. Inter-view, su proyecto de fin de carrera, recibió el Premio del Jurado de la Ciné-Fon­da­tion del Fes­ti­val de Cannes en 1999. Dos años después, Lovely Rita, su primer largo­metraje, fue seleccionado para la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes. Su segundo largometraje, Hôtel, tam­bién fue seleccionado en 2004 en Un Cer­tain Regard y galardonado en 2005 con el Gran Premio para la Mejor Película Aus­tríaca en el Festival Diagonale.
Lourdes, su tercer largometraje, ha parti­cipado en el 66º Festival de Venecia, don­de ha recibido los premios Fipresci, Sig­nis, Brian y Sergio Trasatti. Por último, lo­gró el Giraldillo de Oro a la Mejor Pelícu­la en el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla.

- Anuncio -