Clint Eastwood

· En cualquier caso, a nadie le puede pasar desapercibida la trama de la gran película de Clint Eastwood: su propia vida.

Clint EastwoodClint Eastwood no es americano. Es lo más parecido a la perfecta encarnación metafórica de América. Esta breve pero completa biografía de Carlos Aguilar repasa con de­talle y contexto la carrera y la vida (indisociables) de uno de los directores más prestigiosos del cine actual. Y lo hace sin ninguna concesión: abundan los epítetos tipo «ego­céntrico», las alusiones al «lado fenicio» de su perso­nalidad y las críticas feroces a la morralla (que la hay) de su filmografía.

- Anuncio -

Pero el balance es favorable no sólo por la acumulación de obras maestras de Eastwood, sino por la coherencia de su evolución. Ésa, justo, que le hace encarnar la Amé­ri­ca que ama como sólo pueden amar los hombres que se vis­ten por los pies: de forma crítica. Nacido en 1930, en los años de la Gran Depresión, Clint Eastwood tuvo que lu­char por salir adelante durante una infancia transeúnte; vivió una juventud tan plena como la abundancia del EE.UU. de los 50; se enfrentó en la madurez a los proble­mas de un país en demasiadas encrucijadas; y en una vejez increíblemente fértil está dibujando, con los colores ocres de la más bella nostalgia, la decadencia de un mun­do que se extingue.

Aguilar desgrana este recorrido con una admirable soli­dez científica y erudita, película a película, con referen­cias a detalles significativos como la pasión del biogra­fiado por la música o sus tendencias políticas. Quizá se eche de menos en un novelista una mayor implicación na­rrativa. Haría más agradable la lectura, cierto. Pero, en cualquier caso, a nadie le puede pasar desapercibida la trama de la gran película de Clint Eastwood: su propia vida.

Clint Eastwood
Carlos Aguilar
Editorial Cátedra. Madrid, 2009
319 páginas. 13,50 €