James Dean. El ángel oscuro

James Dean. El ángel oscuro

James Dean. El ángel oscuro
James Dean. El ángel oscuro

24 años, 3 películas y 18 meses en Hollywood. No dio tiempo para más. James Dean (Indiana, 1931) falleció el 30 de septiembre de 1955, mientras se dirigía con su Porsche 550 Spyder a una competición automovilística en Salinas (California). En ese momento, con muchas apariciones en series de la recién nacida TV pero con una sola película estrenada, Al este del Edén (Elia Kazan, 1954), Dean se había convertido en una celebridad gracias a su interpretación del atormentado Caleb Trask, uno de los hermanos protagonistas de la gran novela de John Steinbeck. Muerto Dean se estrenaron Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955) y Gigante (George Stevens, 1956).

Miguel Ángel Prieto escribe esta breve biografía, de carácter divulgativo y atractivo diseño (más de 600 fotografías, muchas de ellas del reportaje con el que la revista Life postuló al joven actor como icono legendario). El libro tiene interés y no decepcionará a los interesados en el fenómeno Dean, un fruto del Actor’s Studio siempre a la sombra de Marlon Brando, siete años mayor que Dean y estrella indiscutible desde su interpretación de Stanley Kowalski en Un tranvía llamado deseo (Elia Kazan, 1951). Como resulta evidente, Dean, Brando y otros muchos actores deben mucho al olfato y la sabiduría de Elia Kazan, una verdadera cantera de estrellas.

La documentación del libro es amplia y la selección de las anécdotas de los rodajes hace muy amena la lectura. Se agradece que el autor no haya caído en la tentación hagiográfica y se acerque con mesura a un actor de innegables dotes interpretativas y de una personalidad frágil y traumática.