James Stewart. El americano tranquilo

James Stewart. El americano tranquilo: Un libro completo y ameno

James Stewart. El americano tranquilo es un libro completo y ameno sobre uno de los grandes actores de Hollywood

James Maitland Stewart (20 de mayo de 1908 – 2 de julio de 1997) comparte Paul New­man algo más que su dedicación al ci­ne. Ellos dos son qui­zás los actores más queridos y respetados de Estados Unidos. Ambos ganaron un Oscar. Ambos su­pieron envejecer haciendo buen cine (algo que no lograron otras estrellas como Mar­lon Brando, o más recientes Al Pa­cino o Robert De Niro), y ambos llevaron una vida familiar prácticamente inédita en Ho­llywood (sus matrimonios con Gloria Ha­trick Malean y Joanne Woodward bordearon el medio siglo).

Gerard Molyneaux es el escritor de esta biofilmografía de Ja­mes Stewart. Profesor de Comu­ni­cación de la Universidad de La Salle en Phila­del­phia (Pen­silvania), Molyneaux divide el libro en dos partes.

La primera presenta su vida como un modelo del hombre corriente de Pensilvania. Hijo de un ferretero y una pianista, Ste­wart pensaba ser arquitecto pero su éxito en el teatro le llevó al cine, donde ganó un Oscar en 1940 por Historias de Filadelfia. Una prueba de la naturalidad de esta estrella de Hollywood es que no tuvo ningún problema en que este Oscar lo guardase su padre en la ferretería en la que trabajó toda su vida. Dos años más tarde, Stewart sorprendió a todos alistándose en el ejército en un momento de máxima popularidad en Hollywood. Desde 1942 a 1945 participó en la Se­gunda Guerra Mundial como piloto de bombardero. En estos años pasó de soldado a coronel, convirtiéndose a su regreso a Estados Unidos en un héroe de guerra. Es­tos detalles biográficos ayudan a entender la forma de interpretar de Stewart, caracterizada por la credibilidad de sus personajes. Explica bien Molyneaux cómo Stewart supo aprovechar su experiencia como aviador en la guerra, como músico, como ciudadano que no dejó de ser corriente, como hombre idealista, pa­ra construir personajes creíbles e identificables.

En la segunda parte se hace un buen análisis de sus mejores in­terpretaciones, destacando la importancia que tiene en el mundo del cine saber escoger películas adecuadas. Stewart acertó la ma­yoría de las veces y obtuvo papeles protagonistas en algunas de las mejores películas de grandes directores como Ernest Lu­bistch (El bazar de las sorpresas), George Cukor (Historias de Fi­ladelfia), Frank Capra (Vive como quieras, Caballero sin espada o ¡Qué bello es vivir!), Anthony Mann (Winchester 73, Ho­ri­zon­tes lejanos o Colorado Jim), Cecil B. De Mille (El mayor espectáculo del mundo), Alfred Hitchcock (La ventana indiscreta, Vér­tigo), John Ford (El hombre que mató a Liberty Valance, Dos cabalgan juntos) y Otto Preminger (Anatomía de un asesinato).

En este elenco numeroso de películas, Molyneaux muestra có­mo Stewart supo evolucionar en Hollywood. Hubiese sido fácil encasillarse en papeles de héroes caprianos idealistas que hacía como nadie. Sin embargo Stewart, gracias fundamentalmente a las películas que rodó con Hitchcock y Mann, consiguió retratar personajes más cínicos y oscuros con los que logró ser un intérprete más completo, capaz de interiorizar personajes muy diversos con la misma convicción.

Quizás al libro James Stewart. El americano tranquilo le falte algo de profundidad (Bogdanovich llega mucho más lejos en su retrato de 40 páginas), pero hay que reconocer que es completo y muy ameno.


James Stewart. El americano tranquilo Gerard Molyneaux. TyB Editores. Madrid, 1999. 344 páginas. Precio: 35,46 €