El cine de Lubitsch

Lubitsch es uno de los maestros de la comedia norteamericana; un genio que, al igual que Hitchcock, creó una escuela y suspendió a sus alumnos por copiar

El cine de Lubitsch

Binh y Viviani, escritores ligados a la revista francesa Positif, dedican este breve libro a Ernest Lubitsch (Berlín, 1892 – Hollywood, 1947), director de un buen número de comedias inteligentes, sofisticadas y chispeantes: La octava mujer de Barba Azul, Ninotchka, El bazar de las sorpresas, Ser o no ser, El pecado de Cluny Brown, etc.

De Lubitsch, establecido en Estados Unidos desde 1922 y nacionalizado norteamericano en 1936, se ha dicho que es el más americano de los directores europeos, uno de los maestros de la comedia norteamericana; un genio que, al igual que Hitchcock, creó una escuela y suspendió a sus alumnos por copiar. El denominado «toque Lubitsch» murió con Lubitsch, dejando a Billy Wilder como único alumno aventajado capaz de asumir el legado de su maestro, sin limitarse a hacer fotocopias de sus películas.

Los autores del libro conocen muy bien la filmografía de Lubitsch, y eso se nota en el anexo final que comenta cada una de sus obras desde sus inicios en el cine mudo alemán en 1914 a su etapa norteamericana que concluiría con La Dama del Armiño (rodada en 1948 y finalizada por Otto Preminger tras la inesperada muerte de Lubitsch). Probablemente esta parte final del libro sea la más interesante ya que el resto del libro, aunque bien documentado, es difícil de leer por la constante referencia a las películas que funcionaría bien en un documento visual, pero que se hace muy tedioso al tener que contar el argumento y desarrollo de la escena.

Por otra parte, la estructura general del libro, más bien creativa, se desentiende en buena medida de una cronología, una biografía, una estructura que dé orden al libro. Por el contrario, el libro opta por una distribución de temas en párrafos cortos que van de aquí para allá hablando de “Lubitsch y los actores”, “Lubitsch y los finales de sus películas”, “Lubitsch y sus guionistas”, que dejan la sensación de no haber llegado al fondo de un genio. Quizás el problema es que los autores dominados por su fiebre teorética dejan hablar poco al director y a los que trabajaron junto a él. Queda un libro analítico que puede ser una buena herramienta para estudiar a fondo al director alemán (las propuestas son realmente sugestivas), siempre y cuando el lector conozca o esté decidido a conocer la obra de Lubitsch.


El cine de Lubitsch | N. T. Bihn y Christian Viviani| TyB Editores,  2005. | 183  páginas.