Porco Rosso

0
262

· Como dijo Miyazaki, “Porco Rosso no es la pe­lícula más brillante del estudio ni la más exitosa, ni la más ambiciosa, pero tiene un algo, que todos aquellos a los que nos gusta conocemos muy bien pero a la vez nos cues­ta expresar”.

Porco RossoPorco Rosso, una película que los hombres de negocios cansados en vuelos internacionales podrán disfrutar in­cluso cuando sus mentes estén entumecidas por la ca­mi­lla mal ventilada, punto alegre pero no escanda­losa. Di­námica pero no destructiva. Habrá romance, pero no lujuria. El orgullo y la libertad son los temas cruciales de esa historia, por lo que no dependemos de trucos de fan­tasía. Los personajes y sus motivos eran claros. Los hom­bres son alegres y llenos de vigor, las mujeres son atrac­tivas y disfrutan de la vida. El mundo es increíblemente brillante y hermoso. Ese es el tipo de película que haremos”.

Son palabras de Hayao Miyazaki mientras preparaba es­ta película del Studio Ghibli de la que el autor del li­bro comenta: “No nos engañemos; Porco Rosso no es la pe­lícula más brillante del estudio ni la más exitosa, ni la más ambiciosa, pero tiene un algo, que todos aquellos a los que nos gusta conocemos muy bien pero a la vez nos cues­ta expresar. Si perteneces a este grupo, espero que el libro te haya aportado cosas nuevas y hayas disfrutado con la lectura. Y, si, por el contrario, Porco Rosso no es­tá entre tus películas preferidas del estudio, confío en que te haya picado la curiosidad y que, al menos, la valores un poco más que cuando empezaste a leer el libro”.

El libro es el tercero que edita primorosamente Héroes de Papel en una colección en la que ya aparecieron dos excelentes estudios: La Princesa Mononoke, a cargo de Laura Montero Plata, y El viaje de Chihiro, escrito por Marta García Villar.

“Esta película es una historia de un cerdo, conocido por cerdo rojo, que batalla contra piratas del cielo por el or­gullo, la mujer y el dinero, con el mar Mediterráneo en la era de los hidroaviones como escenario”. Se teclea en el arranque de la película, que tiene uno de los créditos más hermosos creados por Miyazaki y su equipo.

Manuel Robles desgrana el recorrido (pre, pro y posproducción) de una película por la que Miyazaki siempre ha manifestado predilección, hasta el punto de anunciar una secuela ambientada en la Guerra Civil española que, al final, no se hizo por los problemas de un Studio Ghi­bli que murió, pero afortunadamente ha resucitado (Mi­yazaki lleva muy avanzado su nuevo largo, tras un parón de años).

La información que se aporta es muy útil y la clara or­ganización del material ayuda. El recorrido por el traba­jo de los miembros del equipo que incluyen al com­po­sitor Joe Hisaishi, al productor Toshio Suzuki, el director artístico Kazu Hisamura y el compañero de montaje de Miyazaki, Takeshi Seyama, es muy interesante.

Ciertamente no estamos ante un relato con el nivel ana­lítico de Montero Plata y García Villar, ambas docentes con mucha experiencia de investigación académi­ca. Pero eso no significa que el libro no sea valioso. Ca­da cual tiene sus estrategias de aproximación al cine. Es­pecialmente interesante es la atención que presta Robles a la cercanía de Miyazaki con el vuelo (su padre fue ingeniero aeronaútico) y, de alguna manera, su iden­tificación con las virtudes y los principios de Porco Rosso.

Porco Rosso
Manuel Robles Pacheco. Héroes de Papel. Sevilla (2018)
264 páginas. 24 €

Jaime Cabanas