Ver cine. Los públicos cinematográficos en el siglo XX

Ver cine. Los públicos cinematográficos en el siglo XX

Al poco de su nacimiento, el cine ya se convirtió en un instrumento de seducción, silente hipnotizador que cautivaba a quienes se acercaban a descubrirlo. Primero sólo era una atracción de feria, un «mero entretenimiento de criados y chiquillas», según lo calificaba El Heraldo de Madrid en febrero de 1930. Del negocio se pasó a la industria, con su corte de rostros y estrellas que encandilaba a los aficionados.

Al final, unas cuantas mentes brillantes descubrieron que el cine podía ser una poderosa arma de propaganda y una novísima forma de hacer arte colectivo. En esta trayectoria, las películas siempre han perseguido un objetivo: impresionar al público que se sentaba delante de un lienzo blanco para disfrutar de la ilusión del movimiento.

Ver cine es un estudio sobre el nacimiento y evolución de los públicos cinematográficos durante el siglo XX. Las III Jornadas Internacionales de Historia y Cine, celebradas en noviembre de 2000 en la Universidad Complutense, son el germen de la obra. José-Vidal Pelaz, de la Universidad de Valladolid, y José Carlos Rueda, de la Complutense, se han encargado de editar los textos de un simposio que contó con Román Gubern, Antonio Sánchez-Escalonilla, Pierre Sorlin, John K. Walton, Concha Langa o Mercedes Montero, entre otros analistas del mundo del audiovisual.

A lo largo de Ver cine, el lector conocerá, entre otros datos de interés, qué tipo de público acudía a las salas en la España de primeros del pasado siglo, las películas que se proyectaban en Sevilla durante la Guerra Civil o los cambios en los gustos y conductas del espectador español a raíz de la Transición.

Puede que Ver cine esté más dirigido al sociólogo que al cinéfilo pero no deja de ser interesante, ameno y una obra que transmite que ha habido una extensa labor de documentación. Los extractos de críticas, crónicas y artículos sobre el Séptimo Arte, su público y las salas de proyección rescatados de diarios nacionales de principios del siglo XX (El Heraldo de Madrid, Arriba, ABC o El Sol) no tienen desperdicio.


Ver cine. Los públicos cinematográficos en el siglo XX
José-Vidal Pelaz y José Carlos Rueda (eds.)
Rialp, 2002
245  páginas