Inicio Noticias Marketing cinematográfico Vender cine: El Making of (I)

Vender cine: El Making of (I)

Imagen del rodaje de «Valor de ley», la última película de los hermanos Coen.

Es una prueba en imágenes que el productor puede utilizar para buscar socios financieros.

- Anuncio -

Una de las herramientas indispensables en la promoción de una película es la que se denomina Making of. Lo solemos traducir por “Cómo se hizo”. Hay mucha literatura sobre este tema. La manera en que lo entien­de la televisión contemporánea (más co­mercial y con menor peso de las cadenas pú­blicas) es interesante. Un making of es una obra propia, relacionada con una pelícu­la pero independiente, un contenido audio­visual que por sí mismo genera interés pa­ra la audiencia. Los profesores Rafael Li­na­res (Universidad Complutense de Ma­drid) y Alejandro Pardo (Universidad de Na­varra) tienen aportaciones sugererentes so­bre este tema.

Los making of son documentales realizados sobre el rodaje de una película, cuentan un proceso. Son piezas totalmente inde­pendientes del largometraje: tienen su pro­pio equipo, cuentan con un guión y una pla­nificación. Siguen una estructura de docu­mental donde se mezclan entrevistas con imá­genes grabadas. Y, como ya se ha dicho, bus­can que el producto final tenga interés por sí mismo.

Funciones del making of

Estos documentales se utilizan como una he­rramienta de promoción tanto por la produc­tora como por la distribuidora, no sólo pa­ra el lanzamiento de la película. Las funcio­nes de esta pieza promocional son varias:

• Ofrece información sobre el transcurso de la producción de la película. Puede usarse a modo de diario y anecdotario de rodaje. Pensando en el espectador, incluye los con­tenidos más relevantes, curiosos y atrac­tivos.

• Es una herramienta promocional que gi­ra en torno a cuatro elementos clave de la pe­lícula: actores, director, guión y música. Po­tencia una imagen cercana de los protago­nistas, la visión del director y otros miem­bros del equipo.

• Profundiza en aspectos concretos de la his­toria, los personajes, el guión y la realiza­ción de la película. Para ello incluye entre­vistas con los miembros del equipo. El ob­jetivo es contar lo que no se ve en la pelí­cula. Algunas veces, los norteamericanos lo denominan “behind the scenes” (detrás de las escenas).

• Es una manera de mostrar los valores de pro­ducción: todos los medios y recursos tan­to técnicos como humanos que se han usa­do.

• Contribuye al posicionamiento adecuado de la película.

• Muestra el uso de nuevas tecnologías usa­das durante la grabación, porque es un asun­to que despierta el interés del espectador sobre el “know how” del cine.

• Crea imagen de marca de la productora, por­que muestra los recursos de los que dispo­ne. Un buen making of fortalece una mar­ca y, por tanto, fortalece el producto.

• Explica cómo se han realizado algunas se­cuencias, el uso de efectos especiales, crea­ción de decorados, etc. Selecciona todo aque­llo que pueda impresionar y llamar la aten­ción del espectador.

• Muestra el trabajo de todos los equipos im­plicados en la grabación de la película, la pre­paración de los planos, la dificultad de al­gunos elementos, etc.

• Es una prueba en imágenes del buen fun­cionamiento del rodaje y de la estética de la película, que el productor puede utili­zar para buscar socios financieros, distribui­dores o agentes de ventas en mercados es­pecializados.

• Proporciona material adicional para inser­tar en el DVD de la película como extra. Es un valor añadido para la venta del largome­traje.

• Humaniza, hace más cercana una pelícu­la, mostrando las impresiones y el esfuer­zo del equipo que la ha hecho posible.

Tono Irisarri


Tono Irisarri
Tono Irisarri
Profesor de Marketing de Empresas Audiovisuales