· La recaudación mundial de cine mantiene su línea as­­cendente, debido sobre todo a los mercados emergentes de China y Rusia.

Con las cuentas de 2014 bien cerradas, es el momen­to de hacer un balance en lo que a recaudación y estrategias de ventas se refiere. Un repaso a la taquilla internacional.

La recaudación mundial de cine mantiene su línea as­­cendente, debido sobre todo a los mercados emergentes de China y Rusia. En EE.UU. hay un estancamiento con tendencia a la baja y la recaudación des­­ciende un 3% respecto a 2013.

El peso de lo recaudado fuera de Estados Unidos ya su­pone mucho más del 60% para la mayoría de las gran­des productoras americanas. Llama la atención que las películas calificadas para todos los públicos por la MPAA han ganado un 42% menos que en 2013, un factor importante en ese estancamiento al que an­tes me refería.

Taquilla internacionalLas secuelas siguen copando los primeros puestos del Boxoffice y es una tendencia que se consolida. Arries­­gar en nuevas ideas, abrir caminos nuevos con per­­sonajes y conceptos originales no interesa a la in­dus­tria, o mejor dicho no lo ven tan rentable como to­mar senderos ya pisados. Mejor ir sobre seguro.

En 2014 solo tres de las diez películas más taquilleras eran originales sin precedente: Guardianes de la ga­laxia, con un total de 772 millones de dólares; Ma­lé­fica, que es una revisión de una historia ya conoci­da, en cuarto lugar con 757; e Interstellar, la última apuesta del exitoso Nolan, que se ha colocado en déci­mo puesto con 663.

En 2013, a pesar de que Frozen rompió todos los re­gis­tros y se convirtió en la más taquillera del año y el fil­me de animación que más ha recaudado en la his­to­ria con casi 1.300 millones de dólares, solo la de la fac­toría Disney y la aplaudida Gravity estuvieron en el Top Ten sin ser secuelas. En 2012, de las 10 con más éxito, ninguna tenía de antecedentes, y en 2011, solo una.

Para sacar jugo a estos análisis hay que bucear has­ta puestos más bajos, no por ello desdeñables, y aquí sí que vemos algunos elementos destacados.

La Lego película o cómo hacer la mejor campaña de publicidad ganando dinero

Hacer un filme basado en un producto que se ven­de es algo que de por sí sue­na extraño. Si es un jugue­te puede entenderse. Pe­ro si es de Dinamarca, la pe­­lícula la produce Warner y utiliza personajes de la ma­­jor para hacer muñe­cos parlantes, es más su­ge­ren­te. La compañía da­nesa ha hecho lo que, co­mo al­gunos ya reconocimos, es el mejor branded content de la historia. A ni­vel mundial, La Lego película ha con­seguido una ta­quilla de 468 millones de dólares.

Lucy. Luc Besson sabe cómo hacer taquilla

Que una película francesa, eso sí con un reparto in­ter­nacional (Scarlett Johansson, Morgan Free­man), con­siga situarse como la decimosexta pe­lícula más vis­ta del año, refleja el conocimiento de la ma­qui­naria de Hollywood que tiene Besson. Una pro­ducción euro­pea no se metía entre las 20 pri­me­ras desde 1998: La vi­da es bella ocupó el lugar nú­mero 15 con 230 mi­llo­nes de dólares. Besson re­pi­te hazaña porque ya lo con­siguió en 1997 con El Quin­to Elemento.

Perdida, la que más ha unido a crítica y público

David Fincher, que ya triunfó con La red social, se ha superado. Los expertos la aplauden, el público tam­bién. Con un total de casi 350 millones ha colocado es­ta dura película en el puesto 18 de las más ta­qui­lle­ras. No está nada mal.