· Julio y agosto se han convertido, junto con noviembre y diciembre, en los más importantes para las majors.

Si alguien se preguntara cuándo son las fechas en las que más recaudación hay en el mundo del cine, seguramente diría Navidad. Y hasta hace pocos años era así, pero esta tendencia ha cambiado desde el año 2000 y ahora los meses más taquilleros son los de vera­no. Analizaremos en este artículo la importancia de la fe­cha de estreno de una película para obtener un éxito en taquilla. Éxitos y fracasos han sido fruto, entre otros factores, de una buena o mala elección de la épo­ca del lanzamiento.

Recuerdo un estreno en el que participé, Manuale d’amo­re, cuya fecha elegida fue parte de la cla­ve de su éxito. Colaborábamos con la distribuidora, No­tro Films, en la promoción de la película y cuando nos informaron del día del lanzamiento nos entró cierta… preo­­cu­pación.

Se decidió estrenarla el mismo día de Reyes, 5 de ene­ro. En cartelera había un montón de películas taquilleras (King Kong, una de Harry Potter, Match point, Las Crónicas de Narnia)… Y en vacaciones, una pelícu­la para adultos de más de 25 años, comedia romántica con varias historias cruzadas, ninguna estrella conoci­da… era arriesgado. Manuale d’amore parecía una cinta para un mes más normalito, pero no para navida­des… Pero se estrenó en navidades y funcionó mejor de lo esperado. Salió con 70 copias, que luego subieron a 80. La recaudación llegó a 1,8 millones de euros.

En parte, el truco estuvo en que los exhibidores la man­tuvieran en cartel durante más de dos meses. ¿Y có­mo se consiguió? Haciendo una promoción para los ci­nes, con la percha del 14 de febrero, día de los enamorados. Por medio de pasquines repartidos en las sa­las, y usando las redes sociales y la página web de la propia pe­lícula, se comunicaba que si una pareja se da­ba un be­so cariñoso delante de la taquilla de venta, pa­gaba una entrada y le regalaban otra. Los cines respondieron positivamente a la promoción… y una pelí­cu­la de bajo presupuesto y con un número de copias tan limitado con­siguió un buen resultado. La fecha de es­treno en es­te caso fue un total acierto. Pero cabría pre­guntarse cuán­do se estrenan, entonces, las grandes pro­ducciones.

Hasta el año 2000 las grandes producciones se estre­na­ban en noviembre o diciembre, con la Navidad como re­ferente. Desde entonces, y con el estreno en verano de dos de las tres partes de la nueva trilogía El Señor de los Anillos, más la primera de Spiderman y ocho de las tre­ce pe­lículas de Pixar, las cosas han cambiado sustancialmente.

Los meses de julio y agosto se han convertido, junto con los ya tradicionales noviembre y diciembre, en los más importantes para las majors que ya anuncian, incluso con años de antelación, que el esperado estreno de la nueva de Pixar, Disney o Marvel va a ser en agos­to o noviembre del año 2015. Agosto es el mes que más recauda en 8 de los últimos 10 años. Luego, diciembre, julio y noviembre.

Por ejemplo, Finding Dory, la esperada secuela de Bus­cando a Nemo, ya ha anunciado su estreno en noviembre de 2015. Avatar 2 y Avatar 3 se estrenarán en di­ciembre de 2015 y 2016. Y así hasta el año que se quie­ra.

Y el resto de películas, ¿cuándo deben estrenarse? Si no eres una superproducción y quieres acertar, aquí van algunas claves:

• No estrenes en junio, salvo a finales. Es el mes, con diferencia, de menor recaudación, no llega ni al 5% del total anual.

• Si estás nominado para los Oscar, estrena en febre­ro o marzo (justo antes de la ceremonia de entrega) y así, si ganas, puedes alargar el éxito. Con esta moda, pe­lículas que no presagian un gran taquillazo recaudan buenas cantidades. Recordemos los últimos Oscar: Lin­coln, La noche más oscura y El lado bueno de las co­sas se estrenaron entre enero y principios de marzo. Por lo tanto, finales de marzo, abril, septiembre y octubre son meses que quedan muy bien para aquellas pe­lículas que no son de gran presupuesto y no tienen que competir con las grandes. Aún así se consiguen gran­des éxitos. Intocable se estrenó en marzo y Tadeo Jo­nes en septiembre.

• Y luego están los atrevidos que, conociendo muy bien su producto, deciden la fecha sabiendo que “su pú­blico” irá a ver su estreno antes que la megaproducción de turno. Santiago Segura ha conseguido colocar Torrente 4 como la película más taquillera del año 2011, con lanzamiento un 11 de marzo.

Sabiendo estos principios elementales, la buena gestión del distribuidor es asegurarse de que no se estrenan películas de género o contenido similar al de su filme en la fecha elegida, ver el ruido que puede hacer con los medios de los que dispone para llamar la atención entre tanto “peliculón” y hacer, como no puede ser de otra manera, un buen plan de marketing.

El caso de Manuale es un claro exponente de lo expuesto. En cualquier caso, no es una ciencia exacta:  pien­sas que las películas contra las que vas a competir en la fecha del estreno no van a robarte espectadores, y luego resulta que sí.

Por el momento, no hay bola de cristal para poder acer­tar con la mejor fecha de un estreno. Si la hubiera, los que viven del cine vivirían muy pero que muy bien.

Tono Irisarri, Sandra Weedon