En sus zapatos

El impacto de las creaciones de Manolo Blahník

0
437

IMG_2905Zapatos. Los llevo cada día y no les dedico un solo pensamiento. Para mí, los zapatos tenían una función básica: proteger mis pies al caminar. Punto. Final. Un zapato sólo es un zapato.

Manolo Blahník, un hombre que ha dedicado a los zapatos mucho más que un solo pensamiento, no está de acuerdo: “Los zapatos tienen un misterio que sólo conoce la mujer que los lleva, es la manera de caminar, es mucho más”.

Para Blahník, los zapatos no son solo zapatos, sino una forma de expresar la belleza. Quería crear y provocar en la gente una forma diferente de pensar en los zapatos. Y eso es lo que es el arte, ¿no? Destacar y traer manolo-blahnika la luz cosas a las que la gente no presta atención, provocando que las personas las vean de un modo distinto.

Hoy día, Blahník es uno de los diseñadores más reconocido en el mundo de la moda. Ha dedicado su vida a crear zapatos excepcionales. Su amor por el calzado comenzó en su lugar de nacimiento, una plantación de plátanos en Las Palmas de Gran Canaria, donde aprendió el oficio de zapatero. Además obtuvo un grado en Derecho International y en Literatura, y posteriormente continuó su formación en Suiza y en París. No fue hasta que conoció a Diana Vreeland, editora de Vogue USA en 1970, cuando Manolo Blahník se dedicó al diseñar el calzado.

Algunos de los momentos cumbres de su carrera incluyen abrir su primera tienda en Londres en 1973, la aparición estelar de sus zapatos en la popular serie Sexo en Nueva York como objeto fetiche de la protagonista, Carrie Bradshaw, obsesionada con los diseños de Blahník, o el nombramiento como diseñador de accesorios del año por el British Fashion Council en 1999, sin olvidar el prestigioso galardón español recibido en 2001, la Aguja de Oro.

Lo que Blanhík plasma en sus zapatos es pura poesía. Es patente su precisión y increíble atención al detalle. En sus más de 45 años diseñando zapatos, Manolo Blanhík no ha perdido ni ápice de pasión y creatividad.

La exposición acogida por el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid presentó 212 de sus creaciones, completada con ochenta dibujos originales de sus diseños. La muestra dividida en nueve salas, ofrece sendos acercamientos a la obra del diseñador español: Manolo Blahník y su taller, Arte y Arquitectura, Botánica, Geografía, Marie-Antoinette, Bajo la Luna, Obsesiones, Gala y Vogue. MB_ESPAÑOL-DIGITAL_Página_01El montaje está organizado a modo de aventura de sala en sala. Los colores son acogedores y se respira un ambiente tranquilo y cálido. En cada estancia hay uno o dos peceras de cristal que albergan las piezas.

Debajo de cada zapato hay una placa que indica su nombre, el año en que fue diseñado y alguna información sobre los materiales de la pieza. Mis críticas son pocas: sería más útil si las placas tuviesen información relacionada con Blanhík y las ideas vinculadas a cada diseño. También en la sala número dos, hay objetos repartidos por todo el perímetro que se asume son la fuente de inspiración de Blanhík pero no hay una explicación concreta acerca de estas esculturas ni dibujos y en cómo influyeron en sus diseños. La exposición está organizada con especial atención al color y a la iluminación de las piezas, de manera que aparecen de manera atractiva y agradable. Cada sala expone el núcleo creativo de Manolo Blanhík, consiguiendo crear la ilusión de que estamos inmersos en un mundo de fantasía.

Muchos zapatos atrajeron mi atención, pero tres especialmente:

aubrey 2011

Aubrey 2011

1. Aubrey. Este llamativo diseño fue lanzado en 2011 y está hecho de satén negro y porta orgullosamente una bolsa de malla con flores de seda. Blanhík combina maravillosamente la elegancia de un tacón con el toque de la naturaleza mediante el uso de colores sólidos. El resultado es brillante y nos invita en otro mundo, es el sueño de una noche de verano.

boucher 1992

Boucher 1992

2. Boucher (1992). Estamos ante una preciosa pieza que nos traer a la memoria el cuento de Cenicienta. Aunque no sea un zapatito de cristal, su diseño es de una gran elegancia y y transmite el lujo discreto propio de los colores de la realeza, morado y oro. La forma es sencilla y recuerda a una alfombra enrollada. Pareciera que el mundo fuera a desplegarse bajo sus andares. Por eso, Manolo Blanhík demuestra su talento para despertar nuestras emociones con solo mirar sus creaciones.

IMG_3117
Tortura 2000

3. Pasando a sala seis, Obsesiones, hay un zapato que inmediatamente ejerce su atracción sobre el visitante. Llamado apropiadamente Tortura (2000), el zapato nos atormenta con su deslumbrante color naranja. Mantiene la atención del espectador con sus curvas afiladas y sus formas de coral puntiagudo. Recuerda a una exótica planta marina y genera el deseo del espectador de ser transportado al mundo acuático.

 

Blahník no solo era un diseñador sino también un explorador en busca de inspiración en el arte, la arquitectura y en sus viajes. Se puede observer estos detalles en sus obras al compararlas con edificios, pinturas y el mundo exterior.

Armadillo 1999
Armadillo 1999

Así su pieza Armadillo (1999), rezuma fuerza y robustez como un edificio, a pesar de no tener tacón. Resulta parecido a la forma del Centro Cultural Heydar Aliyev, de la famosa arquitecta, Zaha Hadid. Fortalece el espíritu al recrease en su estabilidad.

 

tumblr_oq0bunuJLS1u9cip3o1_1280
Davee (2003-2004)

Adicionalmente se percibe la naturaleza en algunos zapatos, como el Davee. Blahník ha pintado con hilos una bella escena nocturna adornada con frondosas vides y flores coloridas y delicadas. Es la llamada del paraíso.

También muchos de sus zapatos muestran influencias de otros artistas. Josefa (2017) recupera los dibujos con tijeras de Henri Matisse, especialmente a través de las formas y líneas ondulantes. La pieza evoca un sentimiento espontáneo y a la vez ordenado.

henri-matisse-cutout

Recortes de Henri Matisse

Por último aunque no menos importante, uno de los puntos culminantes es la sala de Marie Antoinette. Estas piezas fueron creadas para la película homónima de Sofía Coppola, estrenada en 2006. Manolo Blahník cuenta la historia de la icónica reina de Francia a través de sus zapatos. Comunica el lujo puro y la obscena riqueza de aquellos tiempos transmitiendo perfectamente la idea de “que coman pastel”.

IMG_2935

Marie Antoinette 2006

Blahník investigó meticulosamente, invirtiendo horas y horas de estudio sobre la moda francesa y el calzado de la aristocracia en el siglo XVIII. Utilizó en sus creaciones lazos, colores pastel, tejidos suntuosos como la seda y las pieles y hebillas enjoyadas. Estos zapatos representan el compromiso de Manolo Blahník y su pasión por el trabajo bellamente hecho.

Antes de ver esta exposición creía que los zapatos solo eran zapatos. Pero “solo” puede ser una palabra muy peligrosa. Tiene el poder de exterminar la imaginación y el potencial de las cosas.

IMG_2930

Marie Antoinette 2006

Afortunadamente mi mente ha cambiado. Habiendo observado las extraordinarias 212 razones de Manolo Blahník estoy convencida de que un zapato no es sólo un zapato. Es mucho más.