· El viento se levanta (2013) es una obra maestra. El último legado de Hayao Miyazaki.

Le vent se lève!… Il faut tenter de vivre!” son los versos de Paul Valéry que han inspirado el título de la película (Kaze tachinu, ikimeyamo iza). “El viento se levanta. Debemos tratar de vivir“. Ese viento se hace visible en muchas ocasiones… también levantando la chaqueta de Jiro. Un detalle muy significativo.

El pequeño Jiro, protagonista de la historia, aparece al principio vestido con el hakama, una especie de falda pantalón que solo podían llevar los niños mayores de cinco años. Es una prenda tradicional que antiguamente usaban los samuráis. Tiene siete pliegues que simbolizan el camino del guerrero según el bushido: honestidad, valentía, cortesía, honor, compasión, sinceridad absoluta y lealtad. Se llevaba encima del kimono que, en este caso, es de tela gruesa (era el que se usaba para diario, generalmente algodón muy resistente). La gorra de plato era la que habitualmente usaban los estudiantes en los colegios.

Jiro lleva en las manos las chinelas de madera tradicionales en Japón llamadas geta (que ellos pronuncian gueta), antecesoras de nuestras chanclas. Los dos dientes de madera con las que se apoyan en el suelo pueden verse claramente en el fotograma.

En verano, las geta se llevaban con el pie descalzo; mientras que en invierno, se calzaban con el tabi, un calcetín blanco que mantiene separado el pulgar del resto de los dedos.

El ingeniero aeronáutico italiano Gianni Caproni que aparece en los sueños de Jiro para alentarle, lleva traje oscuro con alegre chaleco y corbata. El bombín (un bowler parecido al que usaba Chaplin) era muy utilizado por gentes de profesiones liberales en la época. En algunas fotos que han llegado hasta nosotros, Caproni lleva un elegante pañuelo de bolsillo. La cinta de color del bombín también subraya su carácter alegre e  ilusionado.

Cuando Jiro crece, sigue hablando con Caproni en sus sueños. Le vemos vestido igual que al inicio aunque el color del bombín, de la corbata, el chaleco y el pañuelo varíen. Un detalle casi imperceptible, que demuestra lo cuidado que está el vestuario. Jiro sigue soñando, aunque ya no es un niño, por eso sus trajes de adulto no son grises ni parduzcos. Siempre viste de beige, azul claro o violeta.

Estamos en 1923, año del Gran Terremoto de Kanto. Jiro estudia en la Universidad de Tokio. Lleva un “canotier” o “boater”, sombrero de paja con cinta de seda, típico entre los remeros franceses y los gondoleros, que se puso de moda entre las clases medias en esta fecha. Nahoko lleva un sombrero “cloché” (campana) característico de los años 20. También el vestido beige de talle bajo es típico de este momento en que los japoneses de las clases media y alta adoptaban los usos occidentales en la vestimenta. Los más humildes, como la mujer que cuidaba de Nahoko, seguían usando la ropa tradicional, en su caso, el kimono.

El sombrero de Jiro no solo ayuda a situar temporalmente la acción sino que en esta escena tiene un papel dramático de primer orden. Vemos al ama de Nahoko con el kimono y las geta. Jiro lleva la chaqueta de cuello mao carácterísticas de los estudiantes.

Este fotograma recuerda a las películas americanas de los años 40. Jiro lleva un abrigo con solapas y hombreras remarcadas y un sombrero de fieltro (Fedora). Ella también con sombrero de fieltro de ala ancha flexible, que enmarca con elegancia el rostro.

En este bello fotograma en forma de friso, distinguimos los uniformes de los militares que escoltan el nuevo prototipo de avión diseñado por Jiro y su equipo de ingenieros. Los bueyes son guiados por campesinos vestidos a la manera tradicional, con el sombrero de paja de forma cónica, también llamado Nón Lá o sombrero vietnamita. Se ata con una cinta de seda y se usaba en las plantaciones de arroz.

La hermana de Jiro con kimono ikat de alegres colores y dibujos geométricos tipico de esta época. El obi (banda ancha con la que se sujeta a la cintura) es de color salmón a juego con el Han eri (el cuello interior del kimono).

La madre de Jiro también con kimono ikat de alegres colores y dibujos geométricos típico de esta época. El peinado alto y cuidado es el tradicional. Se sujeta con un tipo de kanzashi (adorno para el pelo) llamado kushi, que es como se denomina allí a las peinetas.

El traje de novia tradicional que viste Nahoko en su boda consta de un kimono exterior llamado uchikake, de colores alegres y muy vistoso. De largas mangas, llega hasta el suelo. Debajo se llevaba el kimono tradicional que solía ser de color más claro.

Compartir
Mariam Vizcaíno
Profesora en el Título Superior en Comunicación & Gestión de la Moda. Jefa de la sección "Vestuario y Estilo"