Inicio Películas Ant-Man y la Avispa

Ant-Man y la Avispa

Segunda entrega de Ant-Man, esta vez acompañado de Avispa, con tramas que se superponen con gracia y un ritmo que no para de crecer, que proporciona sorpresas, carcajadas y algún susto

234
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
Ant-Man y la Avispa

· El director y los guionistas han encontrado en esta secuela de Ant-Man una buena mezcla de seriedad y humor (no hay que salvar el mundo todos los días de un apocalipsis), y es bueno reírse de vez en cuando.

Gracia y chispa en el universo Marvel

La historia comienza en medio de algo: Scott Lang, también conocido como Ant-Man, está jugando con su hija y suena una alarma, quedan solo tres días para finalizar su condena de tres años de arresto domiciliario; no lo estropees en el último minuto. Esto tiene que ver con su participación en aquellas guerras, al lado del Capitán América. Estamos en medio del universo Marvel y esto es una simple porción de ese inmenso queso. Naturalmente esos tres días sin poder salir de casa se convertirán en días en los que no deben verle salir de casa, porque el doctor Pym y su hija -el hombre que diseñó el traje de Ant-man y la Avispa– lo necesitan para una misión especial…

La primera película de Ant-Man supuso una agradable sorpresa, ya lo dijimos en su momento, el actor Paul Rudd crea un personaje diferente, un héroe que no quiere serlo, un hombre bastante normal aunque acabe enfundándose un traje que le permite crecer o encoger, un hombre simpático y un padre de familia responsable. El director y los guionistas han encontrado una buena mezcla de seriedad y humor (no hay que salvar el mundo todos los días de un apocalipsis), y es bueno reírse de vez en cuando, también de los supercientíficos y de los superpoderes.

El guion mezcla con habilidad diferentes tramas, lo que confiere a la película un peso y un interés más que mediano: los tres días de condena que quedan, la empresa de seguridad que dirige Scott y su socio, la misión que se han impuesto el doctor Pym y su hija, que implica la construcción de un túnel cuántico, y luego aparecen otras gentes interesadas en robar dicho túnel. Son muchas tramas que se superponen con gracia, con unos actores secundarios que apoyan la jugada a gran nivel, y dando un ritmo que no para de crecer, que proporciona sorpresas, carcajadas y algún susto; y tocando con habilidad temas familiares y humanos que interesan, la importancia de la familia, de la vida humana, la responsabilidad de la ciencia, la solidaridad, la población inmigrante…

Los efectos especiales son prodigiosos, no en vano hay cinco grandes empresas implicadas en este proyecto, pero no eclipsan la historia, sino que la apoyan. En cuanto a los actores principales, Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly realizan un trabajo fantástico, entregados con toda seriedad a unos papeles que no son serios, logrando dar verismo a unos personajes de cómic. Una película muy entretenida que recuerda al cine de aventuras clásico al que en algún momento rinde homenaje, por no ir demasiado lejos, Viaje alucinante.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.