Inicio Películas Caras y lugares

Caras y lugares

Documental lleno de originalidad en el que la veterana Agnès Varda y el joven fotógrafo JR reflexionan sobre el arte y la belleza

51
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
Caras y lugares

· El proyecto en el que se embarcan con entusiasmo en Caras y lugares consiste en visitar pequeños pueblos casi abandonados, reunirse con sus habitantes y convencerlos pa­ra que se dejen fotografiar.

Descubrir la belleza

Agnès Varda tiene noventa años, dece­nas de películas (Cleo de 5 a 7, 1962; Los espigadores y la espigadora, 2000) y un palmarés envidiable. JR tiene treinta y cinco años y ya se ha labrado una re­putación de documentalista y fo­tógrafo ori­ginal: le gusta hacer fotografías de gran formato y pegarlas en gran­des su­perficies. Podrían ser abuela y nieto, y en esta deliciosa película son los papeles que desempeñan sin haberlo acor­dado: el joven que pregunta y la an­cia­na que responde; opinan, sugieren, ella re­cuerda… Son dos pares de ojos que sa­ben descubrir la belleza allí don­de se en­cuentra, su trabajo en esta película, al alimón, es perfecto, natural, pa­rece es­pontáneo y, en buena medida, lo es.

El proyecto en el que se embarcan con entusiasmo consiste en visitar pe­que­ños pueblos casi abandonados, reunirse con sus habitantes y convencerlos pa­ra que se dejen fotografiar. Inmediatamente imprimen sus rostros -o imagen completa- y los pegan en grandes superficies: fachadas, vallas, etc. El re­sultado, que en otras manos se­ría arries­gado, impresiona: es arte lleno de belleza. Una vieja y sucia facha­da ame­nazada de ruina se convierte en la or­gullosa imagen de un pue­blo, empleados de una fábrica, un car­tero, una pelu­quera…

Kilómetros y kilómetros de carretera en una pequeña furgoneta (trucada con­venientemente: tie­ne un fotomatón con una impresora gigante incorporada) y a lo largo del camino hablan y descubren o redescubren lugares que visitar, te­mas que fo­tografíar; asistimos a un intercambio de ideas en el que los dos apor­tan, la prue­ba perfecta es el sutil in­tercambio de regalos que se hacen. Y el remate, una significativa visita al ve­te­rano realizador Jean Luc Godard.

Nada estridente, nada difícil, es arte pu­ro que dice a cada persona «tú eres im­portante».

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.