Coco

La música es la verdadera protagonista en esta historia maravillosamente contada

1074
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (5 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 4,40 sobre 5)
Cargando…
portada
Coco

· Lee Unkrich, director de Toy Sto­ry 3 y co-director de otros grandes éxi­tos de Pixar, dirige Coco, un especta­cu­lar proyecto que es, en primer lu­gar, un homenaje a Méjico y sus tra­diciones.

La familia y la memoria

Un extraordinario prólogo, narrado mediante unas festivas guirnaldas de papel picado, cuenta cómo la fa­milia Rivera se alejó de la música: ha­ce mucho tiempo el tatarabuelo to­mó la guitarra y se fue de casa en bus­ca de fama y fortuna, nunca volvió. Imelda, su esposa, se dedicó a la confección de calzado y desde entonces todos los Rivera, bisabuelos, abue­los, tíos, sus propios padres, se han dedicado a la zapatería y han de­testado la música. Pero Miguel, de do­ce años, adora la música y quiere se­guir los pasos de su ídolo, Ernesto de la Cruz, que fuera la mejor voz de Mé­jico. El día de los muertos, mientras la familia se dispone a recordar a sus antepasados, Miguel se propone participar en un concurso que ma­nifestará su talento musical; las co­sas se complican por un accidente que le lleva a un colorido más allá, don­de conocerá a los suyos y desen­tra­ñará un viejo misterio familiar.

Lee Unkrich, director de Toy Sto­ry 3 y co-director de otros grandes éxi­tos de Pixar, dirige este especta­cu­lar proyecto que es, en primer lu­gar, un homenaje a Méjico y sus tra­diciones. Pixar ha formado un equi­po en el que predominan los ar­tistas de origen mejicano, cuyo principal objetivo era el respeto a la rea­lidad y tradición. No cabe duda de que lo han logrado y en Méjico, pri­mer país en el que se ha estrena­do, la respuesta del público está sien­do magnífica. Unkrich ha recordado que le conmovió asistir a la ce­lebración de un dos de noviembre en Oaxaca, los altares, los caminos de flores y las fotografías de los difuntos; todo ello ha sido recreado con una animación de lujo; no cabe du­da de que algunos elementos de Co­co recuerdan a esa notable cinta de 2014 llamada El libro de la vida, las dos hablan de un viaje al mundo de los muertos, pero ahí termina el pa­recido, también el último James Bond arranca con una fenomenal ex­plosión el día de los muertos en Mé­jico. Más influencias ha recibido de La novia cadáver, de Tim Burton, en la que se muestra esa espiritual unión de los humanos vivos y di­funtos.

Coco
Miguel con su abuela en Coco (2017), de Lee Unkrich y Adrian Molina

Coco comienza de un modo clásico; después del citado prólogo pasamos a conocer a Miguel y a los Rivera, vivos y difuntos; la preparación del día de los muertos es importante y no falla ni una textura, ni un co­lor. Pero al cruzar Miguel el umbral que separa nuestro mundo del más allá, la historia gana altura y pro­fun­di­dad: el 3D, que ya ha juga­do con li­ber­tad, hace maravillas, los co­lores se disparan, la imagina­ción crea­dora se permite pasear an­te el pú­blico ico­nos de la cultura me­ji­ca­na desde Can­tinflas a Frida Kha­lo, pasando por Jorge Negrete, el San­to y tantos más, conocidos o no, y de la cultura uni­versal; con Mi­guel ha cru­zado el um­bral su perro, casualmen­te llamado Dante. La his­toria, por su parte, co­bra solidez; Mi­guel descubre que los familiares que­ridos están unidos a los vivos, a quie­nes visitan el día de los muertos, y que la familia, las tra­diciones y la memoria son muy im­portantes; ca­da elemento que se in­corpora a la his­toria le da fuerza y la impulsa, a un ritmo trepidante, ha­cia un final re­dondo y conmovedor; solo daré una pista: la película, al fin y al ca­bo, se titula Coco.

Dado el tema de fondo, la música no podía faltar y es parte importante de esta narración, pero está supedi­tada a la historia, al igual que lo es­tán todos los hallazgos visuales, las voces de los actores o ese alar­de de animación; porque Coco es una bella historia maravillosamente contada.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.