Inicio Películas Green Book

Green Book

Película clásica de caracteres con algo del humor de los Farrelly. La puesta en escena es sencilla y eficaz, los dos actores se gustan y se lucen

573
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (4 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 4,50 sobre 5)
Cargando…
portada
Green Book

· Green Book se inspira en una historia real, el guion está co-escrito por Nick Vallelonga, hijo del protagonista, que atesoraba el recuerdo de este viaje como una de las grandes historias de la familia.

De negros y blancos

El Green Book, lo sabremos bien avanzada la película, es -era- una guía de viajes, un librito que ayudaba a la gente de color a encontrar un albergue en el Sur. Tony Vallelonga, del Bronx, rudo, semi analfabeto, superviviente nato, hombre de buen corazón, amable esposo y padre, trabaja de “bouncer” (gorila) en un local de moda y durante las reformas del mismo acepta hacer de chófer del virtuoso pianista Don Shirley durante una gira por el Sur. Don Shirley es negro, y se espera que Tony, además de conducir, sepa enfrentarse a los problemas que puedan surgir y conseguir que todos los conciertos previstos se celebren con puntualidad.

Green Book es una agradable sorpresa que tuvimos la gran suerte de ver antes de que empezara a ganar premios. Aparece en primer lugar como una película clásica de caracteres con algo del humor de los Farrelly: Tony, el hombre blanco, es bruto, grosero, come como un animal -cantidad, calidad y formas-, padece de incontinencia verbal, y trabaja para Don, el hombre de color, que es discreto, cultísimo, refinado y rico. Afortunadamente todas las estridencias de la casa Farrelly mantienen ese tono suave, y uno se pregunta si ello se debe a que por primera vez Peter Farrelly trabaja sin su hermano Bobby. Naturalmente, a lo largo del camino lleno de pequeñas -y no tan pequeñas- incidencias, se irán conociendo y ese contacto influirá para bien en ambos.

Green Book se inspira en una historia real, el guion está co-escrito por Nick Vallelonga, hijo del protagonista, que atesoraba el recuerdo de este viaje como una de las grandes historias de la familia que su padre contó mil veces adornando las memorias con su imaginación y facundia, pero que ha resultado en un buen libreto que canta la bondad y las posibilidades del ser humano si se abandonan los prejuicios y uno se atreve a hablar al otro y aceptarlo como es.

La puesta en escena es sencilla y eficaz, se trata de una película de actores y Farrelly deja que sus dos estrellas se luzcan, y lo hacen de maravilla: Viggo Mortensen se ha convertido en Tony Vallelonga, no solo hay un trabajo de transformación física: engordar, andares, gestos, acento -en la versión original-, sino de interpretación de un italoamericano rudo, de buen corazón y muy espabilado. Mahershala Ali (Moonlight, Figuras ocultas) realiza también un trabajo extrarordinario, pues su éxito cultural y profesional lo convierte en un paria, no es aceptado por los blancos por el color de su piel, ni por la población negra que ve con malos ojos su éxito como intérprete de música de blancos.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.