La fiesta del chivo

0
463
la fiesta del chivo

Dirección: Lluis Llosa Guión: L. Llosa, Augusto Cabada, Zachary Sklar Fotografía: Javier Salmones Montaje: Alejandro Lázaro Música: Stephen Warbeck Intérpretes: Tomas Milian, Isabella Rossellini, Paul Freeman, Juan Diego Botto, Stephanie Leónidas, Eileen Atkins, Steven Bauer  Distribuidora: Lola Films

EE.UU., Gran Bretaña, 2005. Estreno en España: 03.03.2006

Realidad y ficción

Sobre la novela homónima de Vargas Llosa se ha escrito el guión de la fiesta del chivo. Como en algunas otras novelas, la acción propiamente novelesca o fingida se inscribe en un contexto real. Aquí lo que ocurre es que, sobre los últimos días del dictador de la isla de Santo Domingo, Rafael Leónidas Trujillo, el escritor inventa un suceso acorde con el ambiente histórico. El mismo autor dice que este suceso inventado no es sólo acorde, sino que quiere ser un símbolo de otros mil sucesos iguales o parecidos en aquel tiempo…

Pues el comentario respecto al guión es que lo más real es lo fingido. Y no sólo más real sino, con ello, más interesante, valioso y profundo. La mano derecha del dictador es Agustín Cabral -un personaje fingido-, cuya adolescente hija, Uranita -otro personaje fingido-, sufre una terrible humillación del dictador debido a la debilidad de su padre, de Agustín. Las tremendas consecuencias permanecen treinta años después en Urania -el mismo personaje fingido-, que es cuando la película realmente comienza, y es toda ella un constante flash-back, constantes miradas a lo que ocurrió hace treinta años…

De todo esto resulta que, a pesar de los esfuerzos del guión, y de los esfuerzos de la dirección, cabe decir que la novela se impone: Paul Freeman (Cabral) y Stephanie Leóni­das con Isabella Rossellini (Uranita/Ura­nia) son los verdaderos protagonistas, y su historia es la principal, aunque no esté todo lo desarrollada que debiera, y en detrimento de la soberbia actuación de Freeman.

Tomas Milian (el dictador), al que parece que se le quiere dar papel protagonista, es casi telón de fondo, prácticamente, con todo su entorno político-militar. Pienso que la película se resiente de esta ambivalencia ambigua o indecisa o…

La película está rodada en inglés, sin duda por una pretensión de comercialidad internacional; pero resulta un tanto raro y discorde con la geografía y realidad social. Sin embargo tiene, eso sí, todo el aspecto de una película internacional. ¿Qué aspecto es ese? Tal vez es que profesionalmente está bien rodada y que técnicamente alcanza un buen resultado en todos los niveles. Aunque, por esa misma internacionalidad, sufra de cierta asepsia.