Inicio Películas La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

Bonita historia ambientada en los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial en una isla del Canal, Guernsey

447
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (1 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 4,00 sobre 5)
Cargando…
portada
La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

· La sociedad literaria y el pastel de piel de patata está bien interpretada y cuenta con una actriz protagonista, Lily James, que tiene ta­len­to y está eligiendo muy bien sus últimos proyectos.

En una isla del canal…

El veterano Mike Newell, 76 años, adapta una novela que sin ser especialmente brillante es muy amena, ingeniosa y hábil en la construcción de un relato epistolar que reúne el amor por los libros, los clubes de lectura, la es­­critura profesional, el encanto de la vida en una isla del canal y el drama de la ocupación nazi de esa isla, Guern­say, durante la Segunda Guerra Mundial.

Como ya ha ocurrido en películas precedentes (pense­mos en La carta final / 84 Charing Cross Road, la cinta es­trenada en 1987 con una inolvidable Anne Bancroft), los guionistas adaptan el relato original procurando que la secuenciación epistolar permanezca como columna ver­tebral de la historia.

La película de Newell está bien interpretada y cuenta con una actriz protagonista, Lily James, que tiene ta­len­to y está eligiendo muy bien sus últimos proyectos (la miniserie Guerra y paz, la serie Downton Abbey, Baby Dri­ver, El instante más oscuro). Su personaje es una escritora que al finalizar la II Guerra Mundial busca un te­ma para su próxima novela, mientras está inmersa en la promoción de sus libros anteriores.

Con una cuidada puesta en escena, excelente vestua­rio y una buena progresión dramática, la película -el mon­tador, Paul Tothill, trabajó en Orgullo y prejuicio (2005) y Expiación (2009)- sabe salvar los estereotipos, aun­que los bordea una y otra vez, especialmente en el personaje como casi siempre empalagoso y redundante de Penelope Wilton (otra cara conocida de Downton Abbey), en la trama que protagoniza Jessica Brown Findlay (la pequeña de las hermanas Crawley, Lady Sybil, en Downton Abbey) y en la tensión campo-ciudad.

La película, como la novela en la que se basa, es cons­cien­te de que las buenas historias capaces de intere­sar al espectador, sin truculencias ni fuegos artificiales, no abun­dan, y uno de sus grandes méritos es la fidelidad a un sentido austeniano del relato que, con humildad, es cons­ciente de que la escritura no tiene la brillantez y el ge­nio de la autora de Sentido y sensibilidad.

Reseña Panorama
s
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor