Inicio Películas Maquia, una historia de amor inmortal

Maquia, una historia de amor inmortal

La guionista y escritora Mari Okada se estrena en el largo con una ambiciosa fábula sobre la inmortalidad padecida y deseada

141
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (1 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 4,00 sobre 5)
Cargando…
portada
Maquia

· La película Maquia de casi dos horas de metraje tiene un buen diseño y un buen trabajo de animación pero el guión es otro cantar.

Buena animación, pobre guion

Mari Okada es una prolífica guionista de anime y manga que se estrena como directora de un largo de animación. Maquia, protagonista de esta historia ambientada en algo parecido a la Edad Media, es una chica de una familia donde todos los miembros dejan de envejecer en la mitad de la adolescencia. Maquia no tiene padres, es rubita y angelical y se siente sola. Un ejército de un reino cercano invade su pueblo para hacerse con el secreto de la inmortalidad. Y se llevan secuestrada a Lelia, chica muy mona e inmortal también, buena amiga de la protagonista. Maquia escapa, llega a un pueblo de mortales y se encuentra un bebé huérfano que empieza a criar como madre adoptiva. El niño crece, la madre no.

Producida por el estudio P.A. Works, la película de casi dos horas de metraje tiene un buen diseño y un buen trabajo de animación pero el guion es otro cantar. La confusión generada por esa tradición (que es una estrategia narrativa que busca la empatía) japonesa por diseñar personajes ni-nis (ni adulto, ni infantil; ni niña, ni mujer; ni chaval ni hombre) me leja de la subrayada intensidad emocional de una trama sensiblera hasta el hartazgo y de una retórica lírico-épica-gnóstica blandita e inconsistente, desbordante de nombres, clanes, relaciones, poderes…

Comparar esta película con las grandes historias de Miyazaki (pienso en el retrofuturismo y la inquietud ecológica de la excelente Nausicaä del Valle del Viento, 1984 o en la aparentemente más sencilla pero encantadora El Castillo en el Cielo, 1986) o con la delicadísima y poética El Cuento de la Princesa Kaguya (2013), del fallecido Isao Takahata, es una temeridad.

Pro bueno, cada cual es muy libre y en esto del anime y del manga (como la película ha funcionado en la taquilla japonesa, se han puesto inmediatamente a hacer un tebeo por entregas) el fenómeno fan se desborda, porque en ese país los aficionados se cuentan por millones: quizás muchos se han sentido entusiasmados con la inclusión de dragones voladores, espadas y armaduras, castillos y princesas secuestradas, en línea temática con series como Juego de Tronos.

Reseña Panorama
s
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor