Inicio Películas El mar nos mira de lejos

El mar nos mira de lejos

Realizar este documental ha supuesto para Muñoz Rivas una transformación a la que se ha enfrentado con la sola arma de la mirada

483
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (3 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 2,00 sobre 5)
Cargando…
portada
El mar nos mira de lejos

· El realizador sevillano nos cuenta en El mar nos mira de lejos cómo se transforma un espacio natural tan impactante como Doñana, ante el que solo cabe una actitud de respeto y asombro.

Guardianes de otro tiempo

Hay obras artísticas que nacen de la voluntad de un autor demiurgo, otras en cambio surgen de la iniciativa de sus personajes que, como los de Pirandello, van en busca de autor. Y una tercera clase nace del choque entre creador y materia. Es el caso de Manuel Muñoz Rivas y el espacio de Doñana, un entorno natural que se transforma en cada ola, en cada brizna de arena que cabalga por las dunas y ante el que solo cabe una actitud de respeto y asombro.

Muñoz Rivas (Dead Slow Ahead, 2015; Hotel Nueva Isla, 2014; Slimane, 2013; y Arraianos, 2012) es sevillano pero ha vivido muchos años fuera de Andalucía. Realizar este documental ha supuesto, también para él, una transformación a la que se ha enfrentado con la sola arma de la mirada desplegada en un guion lleno de naturalidad, una espléndida fotografía de Mauro Herce, director de fotografía habitual, y un riquísimo sonido lleno de matices de otro maestro, Joaquín Pachón. “Yo soy de aquí -decía el director en la rueda de prensa del Festival de Cine Europeo de Sevilla, donde ganó el Premio Deluxe pero llevo tiempo fuera. En cierto sentido tengo una mirada extranjera pero algo queda pendiente por desentrañar sobre mi identidad”.

El texto de sinopsis del largometraje reza: “Entre el documental y la ficción, la leyenda de una antigua y olvidada civilización yace enterrada bajo grandes extensiones de dunas en el sur de España. Desde hace algo más de un siglo varios viajeros han llegado hasta ese recóndito territorio buscando las huellas de antiguos pobladores, tal vez los restos de una ciudad sepultada por las arenas, o acaso una suerte de utopía extraviada. Ignorantes de esos mitos y de las ilusiones románticas de arqueólogos y aventureros, unos pocos hombres, apenas visibles entre los arenales, habitan hoy en soledad ese lugar frente al mar”.

Pero en realidad todo ocurrió al revés. “Inicialmente pensamos un guion de ficción, luego decidimos dejarnos penetrar y empapar por todo aquello, captar la esencia de las imágenes y en el montaje tratamos de entender lo que nos pasó allí -dice Muñoz Rivas-. No quería documentar una realidad, me interesaba la dimensión humana de estos pescadores. Primero fue el lugar y sus gentes, con su mirada concentrada y atenta, y luego la película. Más tarde supe del proyecto arqueológico de Doñana y encontré cierto paralelismo conmigo. Tartessos además le confería una sombra fantasmagórica. Estábamos asistiendo al último vestigio de una civilización en extinción. Los pescadores eran los últimos resistentes de una manera de estar en el mundo muy singular, como guardianes de otra temporalidad”.

Reseña Panorama
s
Compartir
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla