Inicio Películas Mi nombre es Te Ata

Mi nombre es Te Ata

Con una cuidada producción, la actriz Q'orianka Kilcher homenajea a Mary Thompson Fisher -Te Ata-, primera nativa americana que fue a la universidad

616
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (2 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 5,00 sobre 5)
Cargando…
portada
Mi nombre es Te Ata

· Mi nombre es Te Ata recuerda a Figuras ocultas, película con una historia real tan poderosa como aquella y con una temática similar pero mucho más desconocida: la integración de la población india, tan discriminada como la afroamericana.

En nombre del pueblo indio

El director canadiense Nathan Frankowski nos descubre quién fue Mary Thompson Fisher, conocida por su nombre artístico Te Ata: primera nativa americana -de la nación Chickasaw- que fue a la universidad. Fue una gran actriz pero sobre todo una extraordinaria narradora, que brillaba contando las tradiciones e historias de su pueblo.

Mi nombre es Te Ata recuerda a Figuras ocultas, película con una historia real tan poderosa como aquella y con una temática similar pero mucho más desconocida: la integración de la población india, tan discriminada como la afroamericana. Al igual que en la película que acabamos de mencionar, sin ignorar los agravios, no hay rencor. Te Ata, nacida en 1899, es sobrina del gobernador de la Nación Chickasaw y vive en primera persona algunos cambios notables, como la transformación del “Territorio Indio” en el estado de Oklahoma; el fuerte racismo y discriminación del hombre blanco hacia el indio, y la situación de inseguridad ante su capricho. Pero, al mismo tiempo, no hace sangre de ello: el siglo XX es más abierto que el XIX y ella sabe aprovechar las oportunidades que se le presentan y la amistad que le brindan sinceramente sus compañeras, superada la sorpresa inicial de encontrarse con una india. Aunque sea un tópico, es cierto que Te Ata gozó del aprecio de Eleanor Roosevelt.

La actriz Q’orianka Kilcher hace el papel de su vida, consciente de que se convierte en la voz del pueblo indio, como lo hizo la primera Te Ata. Una cuidada producción hace el resto.

Es probable que el espectador encuentre la narración excesivamente suave y, de algún modo, fácil. Una fotografía preciosista, una banda sonora omnipresente con acordes amables, y una trayectoria admirable por parte de la protagonista. Todo ello es cierto, pero -además de ser real- no desmerece de una historia que no quiere buscar agravios, sino apostar por valores que suman, en lugar de avivar odios.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.