Inicio Películas Ocean’s 8

Ocean’s 8

Con un plantel de estrellas femeninas de primer orden, Gary Ross demuestra con este spin-off de la factoría Ocean que ellas pueden robar igual de bien que sus colegas masculinos

542
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (1 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,00 sobre 5)
Cargando…
portada
Ocean's 8

· Ocean’s 8 resulta entretenida, avanza sin problemas, de un modo absolutamente previsible y, triste es decirlo, sin demasiado interés. Culpa del guion, no de las actrices.

Juego de ladronas

El primer Ocean’s 11 data de 1960; en España se llamó La cuadrilla de los 11, lo protagonizó el Rat Pack, nombre que Lauren Bacall dio a un grupo de amigos encabezado por Frank Sinatra y Sammy Davis Jr. Cuarenta años después, Steven Soderbergh realizó un interesante remake, encabezado por George Clooney. Tuvo dos secuelas mucho menos interesantes, aunque muy lucrativas. El nuevo Ocean’s no es una secuela sino un derivado -los llaman spin-off– del mismo tema: Debbie Ocean, miembro de esa familia de ladrones, sale de la cárcel donde estuvo más de cinco años -hay una jugarreta de por medio que le gastó un noviete-. Ese tiempo lo dedicó a planear un robo sensacional, y nada más salir pone manos a la obra, recluta a su banda -todo mujeres-, prepara el golpe, y que no nos pase nada.

El planteamiento de esta cinta es canónico: reunir un equipo a la par que presentas al personaje y sus talentos; conseguir los planos de un edificio; estudiar todo lo que puede salir mal; presentarlo como una misión casi imposible y lanzarse a la aventura. La diferencia es que en lugar de un casino en Las Vegas se trata de dar el golpe durante la gala Met en Nueva York.

Gary Ross (Los Juegos del Hambre), director y coguionista, no ha tenido que esforzarse demasiado, la productora le ha presentado un plantel de estrellas femeninas de primer orden: Sandra Bullock, Cate Blanchett, Anne Hathaway y algunas un poco menos cotizadas pero no menos solventes como Helena Bonham Carter y Rihanna decidida a seguir en el mundo del cine. También hay breves apariciones -cameos- de gente como Dakota Fanning o Anna Wintour.

La película resulta entretenida, avanza sin problemas, de un modo absolutamente previsible y, triste es decirlo, sin demasiado interés. Los personajes no tienen mayor gancho que el de ser mujeres y mostrar que ellas pueden robar igual de bien que sus colegas masculinos. Pero no hay en ellas ningún rasgo que despierte el menor interés. Culpa del guion, no de las actrices. Un entretenimiento en la línea de las Cazafantasmas, que más que hacer cine grita que hay que hacer películas protagonizadas por mujeres.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.