Inicio Películas The Square

The Square

Ruben Östlund explora los límites de la libertad artística y de expresión con una sátira premiada con la Palma de Oro a Mejor Película en Cannes

370
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (2 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,50 sobre 5)
Cargando…
portada
The Square, de Ruben Östlund
The Square, de Ruben Östlund

· Estreno de The Square, dirigida por Ruben Östlund, un especialista en diseccionar con acerado bisturí al hombre contemporáneo y sacar todas sus incoherencias, hipocresías y mezquindades.

The Square: Un acerado bisturí

Ruben Östlund explora los límites de la libertad artística y de expresión en The square, una sátira que se llevó la Palma de Oro a la Mejor Película en Cannes y que está nominada a los Premios del Cine Europeo en cinco categorías, entre ellas Mejor Película y Mejor Director. La hemos visto en el Festival de Cine de Sevilla.

El director sueco es especialista en diseccionar con acerado bisturí al hombre contemporáneo y sacar todas sus incoherencias, hipocresías y mezquindades. En su anterior película fue un padre de una modélica familia digna del catálogo de IKEA con su talón de Aquiles, en ésta Christian (un convincente Claes Bang), conservador de un museo de arte contemporáneo que va a estrenar una nueva instalación titulada “The Square”, en la que el público es invitado a vivir una experiencia altruista. El compromiso solidario como producto de mercado en el primer mundo contrasta con la realidad social y las decisiones que Christian va tomando en su vida privada y en su trabajo, y que acaban por explotarle en la cara.

Someterse a la intervención de Östlund es un ejercicio incómodo pero saludable a pesar de que la película es dispersa, excesiva de metraje y desequilibrada en algunas escenas que buscan incomodar al espectador, y lo consiguen, como la de la performance del hombre-mono. En alguna ocasión ha dicho el director que le halaga que le comparen con Haneke. Me parece que entre ambos hay una diferencia abismal. En el cineasta sueco, además de ironía, hay un código ético que no tiene el austriaco. Pone a sus personajes al límite pero les deja ser humanos.

Reseña Panorama
s
Compartir
Periodista. Máster en Guión, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla