Inicio Películas Un tango más

Un tango más

Documental dirigido por un argentino afincado en Alemania que se centra en la relación de una pareja de bailarines de tango

317
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
Un tango más

· Se cuenta con los tes­timonios de los dos protagonistas, ya octogenarios, que, al final de su vida, son capaces de sincerarse con una llamativa apertura.

El baile y la vida

Sorprende ver el nombre del famoso cineasta alemán Wim Wenders como productor de un documental centrado en el tango. Sorprende menos cuando descubrimos que el director de Un tango más es un argentino… afin­ca­do en Alemania. Y deja de sorprender cuando uno ve el susodicho documental: Un tango más es una soberbia pe­lícula que confirma el olfato de Wenders como produc­tor.

El documental se centra en la relación profesional y amo­rosa de una mítica pareja de bailarines de tango: la for­mada por Juan Carlos Copes y María Nieves Rego. El ma­terial de partida es magnífico porque cuenta con los tes­timonios de los dos protagonistas, ya octogenarios, que, al final de su vida, son capaces de sincerarse con una llamativa apertura y con una riqueza de discurso que solo tienen los argentinos. El peso de la narración lo lle­va María Nieves Rego, mucho más locuaz que Juan Car­los Copes. Al bailarín -más parco- le corresponden, sin embargo, algunas de las sentencias que impulsan de­finitivamente la historia: “Ella era mi Stradivarius”, o ese grito desgarrador “no podía más”, que explica la dolorosa separación. Se agradece, de todas formas, que, en medio de la sinceridad, queden muchos puntos oscuros, como no puede ser de otra forma en un documental que escarba en la intimidad de dos personas… que no per­sonajes.

Un tango más
Juan Carlos Copes en Un tango más (2015)

Pero además de un buen material de partida, el filme re­sulta ejemplar en algo que suele destrozar todos los do­cumentales que -como en este caso, por la edad de los pro­tagonistas y la naturaleza de la historia- necesitan fic­cionar algunos pasajes. En este caso, la ficción para con­tar el inicio de la relación y sus sucesivas fases se resuelve incluyendo esta ficción en el propio documental. Los actores jóvenes dialogan con María Nieves, le piden con­sejo sobre los pasos más complejos del tango, interrogan abiertamente y sin pudor. Con esto se consigue una veracidad que aparta cualquier sombra de artificio.

Todo esto acompañado de un profundo amor por el tan­go, de espectaculares coreografías, de bien escogidas imá­genes de época y, por supuesto, de unas melodías tan desgarradoras y apasionadas como la propia historia de sus protagonistas.