Inicio Series TV "23-F: El día más difícil del Rey", de Pablo Usón

"23-F: El día más difícil del Rey", de Pablo Usón

23 F. El día más difícil del rey

La calidad de «23-F» está muy por en­cima de otras miniseries basadas en perso­najes reales que podemos ver en la actua­li­dad.

- Anuncio -

2011/05/31

Emisión en España: 9 y 10.2.2009
Calificación:   +12 años (temática)

País: España   Dirección: Silvia Quer   Guión: Helena Medina   Fotografía: David Omedes   Música: Alberto García Demestres   Intérpretes: Lluís Homar, Emilio Gutiérrez Caba, Mónica López, Juan Luis Galiardo, José Sancho, Manel Barceló, Jordi Dauder, Pep Munné   Duración: 2 capítulos de 90 minutos   Productora: TVE, Alea Docs & Films

Jaque al rey

Helena Medina sorprende con este guión para miniserie de televisión, que ha lo­grado que 23-F: El día más difícil del Rey con­siga el privilegio de ser la miniserie espa­ñola más vista de la historia.

El argumento, el fallido golpe de estado de 1981, se pone al servicio de una ficción que pretende, en palabras de la propia guio­nista, “hacer una incursión en la trastien­da de la historia. La audiencia conoce lo que fue visible, pero la ficción trata de re­crear lo que fue invisible a los ojos de la au­diencia”.

Con este objetivo, la miniserie tiene un úni­co protagonista: el rey Juan Carlos I, cu­ya figura -por primera vez representada en una ficción- se nos presenta de un modo muy lejano a la imagen institucional dada por los medios de comunicación.

Una referencia clara para esta miniserie ha sido The Queen (La Reina), que pone de ma­nifiesto a través de la ficción acontecimien­tos públicos vividos en Gran Bretaña des­de el punto de vista de la monarquía, nun­ca antes reflejada en el cine de una mane­ra tan directa.

El logro principal de Medina y Quer es ha­cer funcionar un guión con mucho diálogo, de forma que el relato sea tenso y diná­mi­co. Se huye de la exhaustividad en la narra­ción de los hechos y se encuentra un con­seguido equilibrio entre realidad y ficción. El diseño de producción y la fotografía están muy cuidados y esto se agradece, acos­tumbrados como estamos al desaliño de bas­tantes producciones españolas.

23 F. El día más difícil del rey

La realización es ágil y directa, con pulso de buen thriller, un thriller de despachos que enaltece la figura del Rey, cercano, huma­no, normal. En este sentido, la miniserie apor­ta datos verídicos, poco conocidos hasta ahora, como la conversación que el Rey man­tuvo con su padre en esa tarde del 23F, la presencia de sus hermanas en la Zarzuela al enterarse del suceso, etc. Como ya hizo el tán­dem FrearsMorgan en The Queen y en la precedente miniserie The deal, lo docu­men­tado se completa con elementos ficti­cios pero razonables y verosímiles, como la pre­sencia del príncipe Felipe durante la re­so­lución de la intentona golpista, justifica­da porque tiene que hacer una redacción pa­ra el colegio sobre lo que significa ser rey.




A la miniserie le falta sentido visual, basta plantearse lo que habría ayudado ver el con­finamiento de Suárez y otros miembros del ejecutivo por parte de los golpistas, resuel­ta de forma poco original, a través de una conversación.

El casting es espectacular y contribuye, sin duda, a elevar la calidad de la cinta. Lluís Homar hace una interpretación pruden­te y correcta de Juan Carlos IEmilio Gu­tiérrez Caba en el papel de Sabino Fer­nán­dez, el Secretario de la Casa Real, Mó­ni­ca López como la reina SofíaJuan Luis Ga­liardo como Alfonso Armada José San­cho como el teniente general Milans, constru­yen unos personajes creíbles y redondos.

Con un presupuesto de 2.400.000 €, tuvo una audiencia media en los dos capítulos de 6.718.000 espectadores. Recibió muchos pre­mios, entre ellos el Nacional de Te­le­vi­sión 2010. La calidad de 23-F está muy por en­cima de otras miniseries basadas en perso­najes reales que podemos ver en la actua­li­dad. El guión, la esmerada dirección y un pre­supuesto que permitió rodar durante ocho semanas y media, en soporte cinemato­gráfico y contando con un elenco de acto­res de primerísimo nivel, consiguen situar 23-F: El día más difícil del Rey en un re­ferente para el resto de producciones de es­te tipo que se hacen en nuestro país.

23-F constituye un ejemplo paradigmático del auge de las miniseries en la televisión contemporánea. Miniseries que -en la ma­yor parte de los casos españoles- acuden a acontecimientos o personajes reales como for­ma de enganchar a un público que desea sa­ber más. Felipe y LetiziaRaphaelLa Du­que­sa,Operación Malaya y un largo etcétera son ejemplos de esta tendencia que -si la audiencia responde- se consolidará: como es sabido, las televisiones están obligadas por ley a invertir en cine español y las mini­series van incluidas en el pack, son más ba­ratas de producir que los largometrajes y más rentables para las cadenas cuando las emi­ten.

 

Síguenos en…