· Ambas se estrenarán a mediados de diciembre y cuentan con buena parte del equipo y creadores de la premiada Borgen y la no menos destacada The Killing.

Tras el éxito de series como Babylon Berlin o Versailles, Movistar+ continúa su apuesta por la producción europea con Algo en que creer y Bajo la superficie, dos nuevas historias realizadas en Dinamarca, que cuentan en ambos casos con buena parte del equipo y creadores de la premiada Borgen y la no menos destacada The Killing.

Algo en que creer, que se estrenará la noche del próximo 13 de diciembre, es el nuevo trabajo de Adam Price, creador de Borgen, quien se ha especializado en la ficción nórdica. La serie ha tenido una gran acogida internacional, tras ganar el premio a mejor drama en la categoría Work in Progress de los MipDrama Screenings para el jurado de críticos televisivos y también para el de compradores.

Protagonizada por Lars Mikkelsen (The Killing, House of Cards), Eleonora Jorgensen, Morten Hee Andersen y Simon Sears, se sitúa en la Dinamarca actual, en una familia liderada por un pastor perteneciente a una larga tradición de religiosos con más de 250 años de historia. Férreo creyente, Johannes (Mikkelsen) es un ferviente ministro de la Iglesia de Dinamarca, con una personalidad arrolladora y un alma torturada que, en ocasiones, lo sume en profundas depresiones. Elisabeth, su esposa, es su principal apoyo y valedora; lo ha defendido durante años, pase lo que pase… hasta que Johannes cruza la línea roja.

Según Adam Price, la serie aborda “temas universales como la fe y la familia e inaugura un nuevo género, el ‘realismo mágico escandinavo’. Dos grandes temas universales que se tratan sin maniqueísmos, sin verdades absolutas, sin clichés y con una clara voluntad de explorar y ahondar en ambos. Es un escenario clásico desde un punto de vista bíblico, con dos hijos que toman caminos diferentes y deben enfrentarse a las expectativas de su padre”.

Como curiosidad, el título internacional, Ride Upon the Storm, hace referencia a los primeros versos del poema de William Copper, God Moves in a Misterious Way.  El título original en danés, Herrens Veje, se traduce en castellano como Los caminos del Señor, también como referencia al poema.

Bajo la superficie, thriller político y social

Por su parte, el 11 de diciembre será el estreno de Bajo la superficie, el nuevo trabajo de los creadores de The Killing y Borgen, Soren Sveistrup y Adam Price. En esta ocasión, la serie mezcla los dos géneros que mejor manejan ambos autores: lo mejor del thriller junto con el retrato político y social.

Bajo la superficie
Bajo la superficie (2017), de Soren Sveistrup y Adam Price

La historia comienza con quince ciudadanos que son secuestrados y retenidos en un tren de la red de metro de Copenhague. Ante las negativas del gobierno a pagar el rescate de cuatro millones de euros, los terroristas se ponen en contacto con la periodista Naja Toft (Paprika Steen), presentadora de las noticias locales, con el fin de hacer mediático el secuestro. Las consecuencias políticas no tardan en llegar, sobre todo a raíz de que los terroristas empiecen a filtrar a la prensa información controvertida del pasado de los secuestrados. El gobierno contacta con las fuerzas especiales para organizar un equipo de rescate formado por Louise Falk (Sara Hjort Ditlevsen) y Philip Norgaard (Johannes Lassen), este último marcado profundamente por los seis meses que permaneció secuestrado por el Daesh cuando servía en el ejército.

Desarrollada casi en tiempo real (ocho días, ocho episodios), asistimos a la dura experiencia del secuestro desde varios puntos de vista, representados en los personajes: policía, medios de comunicación, rehenes, terroristas, políticos y fuerzas especiales. A través de flash backs llegamos a conocer la historia de los rehenes.

Bajo la superficie es una serie de de gran actualidad que trata temas como el terrorismo, nacionalismo, repercusión mediática, democracias occidentales en crisis… El título hace alusión a la localización física de los rehenes, pero también es metáfora de las acciones de los secuestradores y de los secuestrados, cuyo pasado esconde algunas sombras.