City on a Hill (2019)
City on a Hill (2019)

City on a Hill, con Kevin Bacon, estreno de la segunda temporada el 29 de marzo en Movistar+

El próximo 29 de marzo llega a Movistar+ el estreno de la segunda temporada de City on a Hill, thriller policiaco creado por Chuck MacLean y producido por Ben Affleck, Matt Damon y Jennifer Todd, ambientado en el Boston de los 90 y protagonizado por un asistente del abogado del distrito (Aldis Hodge) y un corrupto veterano del FBI (Kevin Bacon) que trabajan juntos.

La segunda temporada de esta serie de Showtime se compone de ocho episodios y se inspira en una época corrupta y violenta de la historia de Boston, en un momento en el que hay un mayor interés en el legado del racismo de EE.UU. y en los problemas sistémicos sin resolver.

De hecho, City on a Hill pone el foco en un proyecto inmobiliario del peligroso barrio de Roxbury, inmerso en un caos de violencia, tráfico de drogas y desconfianza hacia las autoridades locales. Aunque la líder de coalición Grace Campbell (Pernell Walker, The Deuce) trabaja incansablemente en beneficio de la comunidad, sus esfuerzos se ven superados por la presión de las mafias ilegales que actúan cada día delante de sus narices.

En este contexto, el agente del FBI Jackie Rohr (Bacon, Mystic River) continúa sacando tajada del corrupto sistema judicial de Boston en un desesperado intento por salvaguardar su posición. Para desgracia de Jackie, el ayudante del fiscal del distrito DeCourcy Ward (Aldis Hodge, Una noche en Miami…) sigue muy de cerca los tropiezos de su adversario. La rivalidad entre ambos se dispara hasta escalar a las oficinas del fiscal del Estado y las del distrito de Suffolk, y nadie está a salvo de ser un daño colateral en esta guerra abierta.

Junto a Kevin Bacon, Pernell Walker y Aldis Hodge, en la serie también intervienen Jill Hennessy (Yellowstone), Amanda Clayton (If Loving You is Wrong), Mark O’Brien (Noche de bodas) y Lauren E. Banks (Maniac).

Sinopsis City on a Hill

A principios de los años 90, Boston era un hervidero de criminales y violencia, avalados por las fuerzas y agencias de seguridad locales donde la corrupción era la norma y el racismo estaba abiertamente aceptado. Todo se transformó en lo que se conoció como «El milagro de Boston», que hizo descender el índice de criminalidad drásticamente.

En la serie, el motor de ese cambio lo inicia el ayudante del fiscal del distrito DeCourcy Ward, un afroamericano que llega desde Brooklyn para formar equipo junto a un veterano pero corrupto agente del FBI, Jackie Rhor. Su intención es clara: detener la asentada maquinaria de una ciudad hundida en el lodo. Superviviente en un mundo que lo rechaza de base, Ward debe tragar con policías racistas y con el cinismo de Rhor.