· La historia de Cobra Kai está bien armada, el conflicto se plantea bien, sin ir de guay, con una realización que quie­re ser cu­trecilla para sintonizar con la vida muy normalita de Jo­hnny y Daniel 34 años después.

34 años después de aquella patada en la boca

Muy hábil resulta la jugada de Youtube Premium al pro­ducir y emitir en su canal, que arrancó el 17 de mayo de 2018, esta secuela de Karate Kid que protagonizan los ri­vales de aquel memorable combate que vimos todos o ca­si todos en 1984, hace 30 y pico años.

Muchos son los aciertos de esta serie de 10 episodios con una duración media de 30 minutos. Los dos pri­me­ros son precisamente el tamaño de la historia (10 ca­pítulos) y la duración que oscila entre los 36 minutos del último epi­sodio y los 23 del tercer capítulo, Esquele­to. Hacer cas­ting con Ralph Macchio y William Zabka es un valor de producción que pasa del notable al so­bre­sa­liente al convertir a Johnny (malo que se ganó nuestro respeto al celebrar al final de la película original el triun­fo de Da­niel Larusso con su patada de la grulla) en protagonista. Un protagonista que ha estado dando tum­bos hasta me­diados de la cuarentena, que bebe más de la cuenta, ha fracasado en lo personal y tiene un ca­rác­ter agriado.

Como es sabido, Robert Kamen, el guionista de Kara­te Kid, firmó La fuerza de uno (uno de esos brillantes guio­nes adaptados que solemos usar como ejemplos en cla­ses de escritura cinematográfica) y Gladiator. El hipe­rac­tivo Luc Besson lo tomó como socio de escritura y fue­ron cayendo películas taquilleras de si te vi no me acuer­do, pero me lo pasé bien: Transporter/Venganza/El quinto elemento/Colombiana/Bandidas.

Teniendo en cuenta que Kamen firmó dos secuelas de Ka­rate Kid y una serie homónima, y que luego hubo un re­make patatero protagonizado por el nene de Will Smith, crece el interés por las estrategias que han usado los crea­dores de Cobra Kai: Jon Hurwitz, Hayden Schloss­berg y Josh Heald. Un trío que venía de hacer co­medietas burracas como Dos colgaos muy fumaos.

El canal (Youtube Premium, que requiere suscripción y pago, pero que para enganchar daba la posibilidad de ver gratis el piloto) tiene un catálogo corto y poner co­mo mas­carón de proa Cobra Kai es una decisión muy in­te­ligente, porque el target puede sumar a cincuentones que usan Google a diario para trabajar, a youtubers que se pasan media vida viendo vídeos en ese canal, a afi­cio­nados a las artes marciales, a curiosos que quieren com­probar que lo que le ha dicho el compañero de ofici­na es cierto…

La historia está bien armada, el conflicto se plantea bien, sin ir de guay, con una realización que quie­re ser cu­trecilla para sintonizar con la vida muy normalita de Jo­hnny y Daniel 34 años después. Los guiños a los ele­men­tos fundantes de la trama original (maestro-discí­pu­lo, iniciación y progresión de un patoso al que humi­llan los malotes, chica mona -hija de Daniel san– que reo­rien­ta su brújula afectiva). Obviamente falta Miyagi, pe­ro su som­bra es alargada y de algún modo su filosofía (el sentido más profundo de las artes marciales que se contrapone al uso violento del karate) sazona toda la his­toria.

Youtube Premium funciona en España desde mayo pa­sado y transmite sin publicidad todos los vídeos alojados en YouTube, contenido original exclusivo producido en colaboración con los principales creadores del sitio. Se puede reproducir sin conexión y reproducir en segundo plano vídeos en dispositivos móviles. Les cuento esto por­que es interesante ver cómo un gigante como Google quie­re competir con Netflix y HBO, pero sobre todo con Ama­zon Prime Video.

La reapertura del dojo Cobra Kai, presidido por ese le­ma repulsivo, las sorpresas que va deparando el progre­so hacia un combate que se adivina en el horizonte, las sub­tramas familiares de los veteranos y de las jóvenes ge­neraciones están bien ensambladas y la serie se ve con agrado, con algún momentito de vergüenza ajena bien dispuesto y medido. Cobra Kai no es la bomba, tam­poco quiere serlo. Es un producto absolutamente ade­cua­do al canal que lo emite. Una serie para ver en tableta, portátil o móvil grandote. Ya han firmado segunda tem­porada.

  • Creadores: Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg, Josh Heald
  • País: EE.UU. (2018)
  • Intérpretes: Ralph Macchio, William Zabka, Courtney Henggeler, Xolo Maridueña, Tanner Buchanan
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 30 minutos)
  • Emisión en España: Youtube Premium
  • Público adecuado: +12 años
Reseña Panorama
s
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor