El pájaro carpintero: Brown tenía razón

Estamos ante una gran adaptación de una buena novela histórica que necesita un mínimo de presentación para los no norteamericanos. Se trata de un relato poco ortodoxo de la historia de John Brown. John Brown fue un chiflado iluminado que emprendió la misión divina de liberar a los negros de la esclavitud, aunque tuviera que matar a sus amos y a todo aquel que se le pusiera por delante. Estamos a mediados del siglo XIX, unos años antes de la Guerra de Secesión. Brown cometió bastantes atrocidades, fue atrapado, ahorcado y fue utilizado por escritores desde Marck Twain hasta nuestros días. Algunos intentaron convertirlo en un santo de su época, otros en un héroe. Dada su salud mental y sus actos, esos intentos no podían prosperar, pero nadie discute que, si no en la forma, en el fondo Brown tenía razón. La novela de James McBride (El pájaro carpintero, 2013), excelente prosa, gamberra al modo de Chaucer, iconoclasta y muy precisa, hace justicia al personaje.

La adaptación que ha producido Showtime tiene un motor y un protagonista, Ethan Hawke (La verdad, Los siete magníficos) que literalmente encarna a Brown, parece poseído por su espíritu. Como lo describen los diarios y crónicas de época, en sus discursos se ilumina, se indigna, su voz truena, se le hincha la vena… Afortunadamente para el libro y para la serie, el protagonista no es el temible capitán, sino un joven esclavo, hechura de la picaresca tardomedieval y, más cerca de su tierra, de Huckelberry Finn: “Cebolla” fue liberado por Brown al comienzo de la serie, y obligado a incorporarse a las filas de su liberador quien, además, no se dio cuenta de que era varón y le dio un traje de mujer y tareas acordes con su condición. A lo largo de esta odisea “Cebolla” intentará recuperar su condición natural y, en ocasiones, que no la descubran.

El pájaro carpintero sigue los hechos más conocidos de la historia de Brown; con gracia y oportunidad incorpora a una serie de personajes de la historia norteamericana en papeles breves o simples cameos. Con una buena dosis de ironía y humor negro describe la situación de los Estados Unidos antes de la guerra, no en vano el narrador es un joven esclavo con algo de formación -sabe leer-, convencido de que no va a vivir mucho tiempo y viviendo una aventura emocionantísima. Con un pragmatismo fácil de entender, «Cebolla» aprovecha las ocasiones que se le brindan de disfrutar de alguna comodidad y da su opinión acerca de todo aquello que ve. La pregunta que surge continuamente es “¿cómo no se dieron cuenta antes de que la esclavitud es una salvajada que debía desaparecer?”.  

La adaptación ha sido hecha principalmente por el propio Ethan Hawke y el novelista McBride. El relato sigue simultáneamente dos senderos paralelos: el de picaresca juvenil de Tom Sawyer por una parte, y el del western descarnado y violento que tiene detalles de Peckinpah, de los hermanos Coen y de Tarantino. La mezcla funciona bastante bien, la producción es impecable y los actores excelentes. Hay que añadir que la banda sonora introduce muy oportunamente temas de blues, gospel, rhythm and blues y soul que, si bien son de los siglos XX y XXI, enmarcan perfectamente la acción.


The Good Lord Bird (2020) País: EE.UU. Creador: Ethan Hawke Dirección: Albert Hughes, Haifaa Al-Mansour, Kate Woods, Michael Nankin Guión: Kristen SaBerre Intérpretes: Ethan Hawke, Joshua Caleb Johnson, Ellar Coltrane, Hubert Point-Du Jour, Beau Knapp, Nick Eversman, Jack Alcott, Mo Brings Plenty, Daveed Diggs, David Morse, Steve Zahn Duración: 1 temporada (7 capítulos de 50 minutos) Emisión en España: Movistar+ Público adecuado: +16 años (VD)