· Lo más interesante de esta serie no es que la protagonista sea una mujer. Si yo les dijera eso, sería estú­pi­do, memo o perezoso. Lo que avalora Home Ground es la habilidad para contar una historia muy noruega y con­tarla en plan noruego.

Sal y pimienta

Un equipo de fútbol de la primera división noruega. Aca­ba de ascender y su meta es la permanencia. El tablero es bien conocido: lo han usado otras películas y se­ries de temática deportiva; las piezas también, pero la po­sición y el ritmo de la partida no.

Es una mujer la que va a entrenar el equipo en el que jue­ga Michael Ellingsen (que interpreta el exfutbolis­ta del Valencia John Carew), veterana estrella que juega en su país sus últimos partidos, con el preacuerdo de con­vertirse en entrenador al terminar sus días en el cés­ped. Una estupenda Ane Dahl Torp (Occupied) da vi­da a Helena Mikkelsen, en la mitad de la cuarentena, entrenadora del equipo femenino del Rosenborg, el nº 1 del fút­bol femenino noruego.

Helena está a un partido de llevar a su equipo a la final de la Champions. En ese momento, llega la oferta del Varg, un equipo masculino recién ascendido a primera, en la ciudad de Trondheim, la tercera de Noruega, con 184.000 habitantes. Helena se convierte en la primera mu­jer que entrena un equipo europeo de la máxima categoría. Se traslada con su hija de 17 años, Camilla, que es­tudia cocina.

El que esté leyendo recordará la notable Friday Night Lights, la serie norteamericana estrenada en 2006 que tu­vo cinco temporadas y 76 episodios. Contaba la histo­ria de un equipo de fútbol americano en una pequeña ciu­dad de Texas. A los productores de Home Ground (Heimebane en noruego) les gustó esa serie, pero no querían clo­narla en versión nórdica.

Lo más interesante de Home Ground no es que la protagonista sea una mujer. Si yo les dijera eso, sería estú­pi­do, memo o perezoso. Lo que avalora Home Ground es la habilidad para contar una historia muy noruega y con­tarla en plan noruego. Los personajes responden al ca­rácter de un país frío, de gente con mucho carácter. Y sin tópicos, los guionistas han sabido construir a una en­trenadora muy competente que pone su confianza en el análisis y el realismo del método científico. Helena Mi­­kkelsen confía en la motivación, sí, pero de manera di­ver­sa a la de entrenadores que trabajan en otros países.

Hay un inteligente equilibrio entre la trama deportiva y las subtramas personales. Todo se cuenta con esa ma­nera tan noruega de narrar lo evidente, lo común con un sentido dramático neto, que no le tiene miedo a los gri­ses, a lo cotidiano, a lo que no brilla. Los personajes no tienen especial carisma ni resultan empáticos, pero la historia va interesando: a fuego lento se va cociendo un buen relato, que se toma su tiempo para desplegar los conflictos y que retrasa los puntos de giro (siendo sin­ceros, en algunos momentos algunos tramos pueden exas­perar porque se pasan con tanta miradita perdida y una morosidad innecesaria).

Los 10 episodios de Home Ground conforman una tem­porada muy homogénea. Habrá segunda, con 8 episodios más. Los 55 minutos de duración son el gran error de esta serie. Si los planos fueran más cortos y las se­cuencias no se estiraran, quedarían 40-45 minutos por episodio que sería el tiempo ideal. En lo más alto del ca­sillero de los aciertos colocaría al excelente personaje de Espen Eider, el director deportivo. Detrás está el joven jugador del Ajax al que le pudo la presión y vuelve a su pequeña ciudad natal para jugar en el Varg y lidiar con su atormentada personalidad.

Hay algo que se estarán preguntando: ¿interesará a los que no les gusta el fútbol? Pienso que sí, porque, a fin de cuentas, se trata de un viaje de héroe en tierra hostil, al que acompañan otros personajes con unos con­flictos internos y de relación que son lo suficientemente universales (ansiedad, temor al fracaso, autoesti­ma, amistad, confianza, maternidad, ambición, éxito, or­gullo, fracaso) con un paisaje reconocible de patroci­na­dores, directivos, peñas de aficionados, mercado de fi­chajes y cabildeos de vestuario.

Hace poco hablábamos de la británica In­former, que es buen ejemplo del por qué mu­chos aficionados al cine y a las series se dan de al­ta en Filmin. El motivo es sencillo: tienen series como es­tas dos (y también películas) que no encuentras en otras plataformas.

  • Creadores: Johan Fasting
  • País: Noruega, 2018
  • Intérpretes: Ane Dahl Torp, John Carew, Emma Bones, Morten Svartveit, Adel Boyun
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 55 minutos)
  • Emisión en España: Filmin
  • Público adecuado: +16 años
Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor