· Con un estilo muy personal en el que hay cambios en el formato de la pantalla, una inquietante edición so­nora y mezcla de piezas musicales muy distintas, Homecoming te lleva donde quiere por un recorrido bastante tortuoso.

Al grano

Heidi Bergman (Julia Roberts) trabaja en una pací­fi­ca residencia para excombatientes norteamericanos. Su tra­bajo y el motivo de la estancia de los huéspedes es la premisa que los guionistas tardan en desvelar con mu­cho criterio.

Sam Esmail es el director, coguionista y productor de una serie diferente. Ya sorprendió hace 4 años con Mr. Robot, una ficción que proponía una historia de una cons­piración global desde la mente de una inteligencia per­turbada. En Homecoming también hay esa atmósfera de permanente tensión y sospecha que ve el mundo como un lugar controlado al milímetro por fuerzas ocul­tas para obtener beneficios secretos. Pero en esta oca­sión el desarrollo del argumento es más satisfactorio, menos tramposo.

Con un estilo muy personal en el que hay cambios en el formato de la pantalla, una inquietante edición so­nora y mezcla de piezas musicales muy distintas que van de Alan Parsons a Vangelis pasando por Handel, esta fic­ción te lleva donde quiere por un recorrido bastante tortuoso. En esta ocasión, además, Esmail logra una historia de amor central más detallada que humaniza un retrato de la sociedad casi tan cruel como en Mr. Robot.

Aunque Julia Roberts ya había aparecido en varias se­ries (Murphy Brown, Friends), éste es su primer gran tra­bajo para la pequeña pantalla. 2018 ha sido un gran año para esta actriz que a sus 51 años parece que quiere dar el salto definitivo hacia personajes acordes con su edad. Hace unos meses se estrenó en España El regreso de Ben, una magnífica película dirigida por Peter Hedges y en la que interpreta a la madre de un adolescente to­xicómano (colosal, como siempre, Lucas Hedges, hijo del director). Aparte de ser una de los mejores filmes re­cien­tes sobre adolescentes problemáticos, el trabajo de la actriz de Notting Hill o Magnolias de acero es sobresa­lien­te. A la altura de su papel en Homecoming, donde in­cluso aparece «afeada» por el vestuario, maquillaje y pei­nado. Le acompaña un reparto muy reconocido co­mo Bobby Cannavale (Boardwalk Empire, Mr. Robot), Ma­rianne Jean-Baptiste (Blindspot, Broadchurch), Ste­phen James (El héroe de Berlín, El blues de Beale Street) o los veteranos Sissy Spacek y Dermot Mulroney.

El guion mide muy bien los tiempos con el notable ries­go de no soltar la liebre hasta el espléndido capítulo 6. Estaba claro que la serie tenía el peligro de volver a con­tar los mismos traumas de los soldados norteamerica­nos que vuelven a casa después de dejarse el alma en gue­rras en el extranjero. Pero Homecoming no es Homeland, y tampoco es fácil descubrir similitudes con otras se­ries de argumento similar. Para empezar cada capítulo du­ra 30 minutos con 3 minutos finales de créditos en un plano fijo. Los saltos en el tiempo, las diferentes lo­calizaciones y los cambios en principio inexplicables ge­neran una tensión en el espectador acostumbrado a que las series tengan mucho relleno.

Como decía hace no mucho un crítico de series importante de nuestro país: «Estoy convencido que ahora mis­mo los crea­dores de ficciones televisivas hacen capítulos con bastantes minutos indiferentes para la trama y los personajes que permiten al espectador ver el móvil o ir al ba­ño o a la cocina sin dejar de ‘ver’ la serie». Ho­mecoming no tiene los ingredientes habituales del thri­ller, pe­ro sí logra una intensidad que hace que cada mi­nuto ten­ga significado y deje pistas inteligentes al es­pectador.

Es una buena noticia que en 2018 se hayan estrenado tres series tan adictivas y valiosas como Jack Ryan, Bo­dyguard y Homecoming. En cada una de ellas no hay de­masiadas persecuciones ni giros constantes en la trama, pero hay drama en cada personaje y varios conflic­tos desarrollados con originalidad y ritmo que han generado interés en millones de espectadores de todo el mundo.

Homecoming optó a tres Globos de Oro al mejor drama, actor (Stephen James) y actriz principal (Julia Roberts). No logró ninguno de estos premios pero la serie ha sido renovada para una segunda temporada en la que no estará la protagonista de Pretty Woman.

  • Creadores: Eli Horowitz, Micah Bloomberg
  • País: EE.UU., 2018
  • Dirección: Sam Esmail
  • Fotografía: Tod Campbell
  • Intérpretes: Julia Roberts, Bobby Cannavale, Sydney Tamiia Poitier, Marianne Jean-Baptiste, Sam Marra, Dermot Mulroney, Henri Esteve, Sissy Spacek, Frank Gerrish, Stephan James, Alex Karpovsky, Hong Chau
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 30 minutos)
  • Emisión en España: Amazon Prime
  • Público adecuado: +16 años