Un juego de caballeros: Los inicios del futbol

Julian Fellowes, creador de Downton Abbey, es uno de los artífices de esta miniserie británica de seis capí­tu­los que produce 42 y distribuye Netflix. El título original (The English Game) nos lleva a la trama principal que es la progresiva consolidación del fútbol como un deporte de masas. Lo que empieza siendo un juego de clases al­tas, especialmente de antiguos alumnos de Eton, se va ex­tendiendo por el país y va llegando a los obreros y a las zonas industriales del país.

En 1879, los Old Etonians juegan contra el Darwen FC, for­mado por empleados de una fábrica textil. El dueño del Darwen se ha traído a dos profesionales escoceses, y para no quebrar la regla del amateurismo, los pone a trabajar en la fábrica.

La historia es interesante y quizás no da más de sí por la plantilla de Fellowes, que ya en su oscarizado guion de Gosford Park (2002) estaba trazada y no se ha mo­vido: arriba y abajo, tradición y modernidad, ricos y po­bres. La trama principal (el fútbol o los futbolistas) va per­diendo fuerza para trasladar la atención a subtramas que, siendo interesantes, están muy vistas. La miniserie tie­ne un buen diseño de producción y buenos actores, pe­ro el libreto se queda corto y tiene el problema de no con­tar con un personaje que arrastre a la audiencia por su carisma. Para suplirlo hay demasiado espacio para el me­lodrama dickensiano.

Un juego de caballeros

The English Game (2020) País: Reino Unido. Dirección: Birgitte Stærmose, Tim Fywell. Guión: Julian Fellowes, Tony Charles, Oliver Cotton, Ben Vanstone, Gabbie Asher, Sam Hoare, Geoff Bussetil. Fotografía: Erik Molberg Hansen. Música: Harry Escott. Intérpretes: Edward Holcroft, Charlotte Hope Kevin Guthrie, Niamh Walsh, Craig Parkinson. Duración: 1 temporada (6 capítulos de 45 minutos). Emisión en España: Netflix. Público adecuado: +12 años