Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

Es irreprochable el ale­gre ritmo y también la habilidad de los guionistas para sortear los tópicos del manido género de aventuras.

Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra | El capitán Sparrow, un sofisticado pirata, aprovechará el afán del herrero Will Turner por sal­var a la chica de la que está enamorado pa­ra recuperar el barco que una vez le fue arrebatado en un motín encabezado por el capitán Barbosa. La producción de Jerry Bruck­hei­mer (Armageddon, Pearl Harbor) para Dis­ney tuvo el acierto con piratas del Caribe por los cauces del guión canónico de aventuras con un ajustado toque pa­ró­dico. Con todos los ingredientes en la cazuela, Go­re Verbinski (The mexican, The ring) sólo tuvo que cocinarlos con la destreza suficiente para que ni se quedaran crudos ni se quemaran. Se saborean el género de aventuras pulcro y eminentemente lúdico y dos magníficas interpretaciones: las de Johnny Depp -que op­ta al Oscar- y Geoffrey Rush. Un relamido Orlando Bloom y una simpática y vital Kei­ra Knightley completan el re­parto principal. Atrezzo, vestuario y maquillaje sitúan a la obra en un muy buen nivel.

Piratas del Caribe. La maldición de la perla negra
Piratas del Caribe. La maldición de la perla negra

La película encandiló a niños y adolescentes, y pareció simpática a jóvenes y adultos. Sin más pretensiones que divertir, se cuida la puesta en escena, aunque se echa en falta una planificación más cuidada en la que los aderezos impactantes se expongan con más sutileza. Es irreprochable el ale­gre ritmo y también la habilidad de los guionistas para sortear los tópicos del manido género de aventuras.

Ficha Técnica

  • Foto­gra­fía: Dariusz Wolski
  • Música: Hans Zimmer, Klaus Badelt
  • País: EE.UU.
  • Año: 2003
  • Duración:133 minutos 
  • Distribuidora: Buena Vista