Resident Evil: El capítulo final | Hasta aquí hemos llegado

· Hay que reconocer que Paul W.S. Anderson cumple, y rueda un filme de aventuras entretenido, hechura de Milla Jovovich.

Estamos ante la sexta y, según dice el título, última entrega de la saga Resident Evil. Como buen producto salido de un videojuego, su único punto de enganche con el público -y el éxito comercial- está en continuar la misma historia del mismo modo y no innovar por ningún lado, lo que supone un condicionante no pequeño: volvemos a ver a Alice intentando salvar a la humanidad (no queda mucho que salvar), combatiendo zombies y otros monstruos creados por la malvada corporación Umbrella; y enfrentándose por enésima vez a la pérfida empresa y sus malvados directivos -el eterno Iain Glen-, en Racoon City. Allá donde empezó todo debe encontrarse el modo de poner punto final.

Hay que reconocer que Paul W.S. Anderson cumple, y rueda un filme de aventuras entretenido, hechura de Milla Jovovich que aparentemente no se cansa de interpretar a Alice. Película destinada a los incondicionales de la saga, del videojuego y de la propia Jovovich; película que también verá con agrado cualquier espectador fatigado que busque un rato de distracción inocente acompañando las palomitas.


Ficha Técnica

  • Fotografía: Glen MacPherson
  • Montaje: Doobie White
  • Música: Paul Haslinger
  • Duración: 106 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Sony
  • EE.UU. (Resident Evil: The Final Chapter), 2016
  • Estreno: 3.2.2017
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.