Inicio Críticas series Dopesick: Historia de una adicción

Dopesick: Historia de una adicción

Miniserie dura y notable que narra la historia real de un medicamento, el Oxycodin, y sus nocivos efectos en la sociedad norteamericana

Dopesick: Historia de una adicción (2021)

Dopesick: Historia de una adicción | Miedo al dolor

Danny Strong, creador de Empire, es el responsable de esta miniserie que adapta un libro de la periodista Beth Macy: Dopesick: Dealers, Doctors, and the Drug Company that Addicted America. El libro -y la serie- cuenta cómo la compañía Purdue Pharma en 1995 lanzó al mercado un potente analgésico de contenido opiaceo y cómo, mediante una agresiva campaña comercial, lo convirtió en un medicamento estrella sin importar el hecho de que era extremadamente adictivo. Es más, Purdue Pharma mintió sobre ese hecho. El Oxycodin contribuyó a agravar la crisis de drogas en Estados Unidos. Se le atribuyen decenas de miles de muertos, sin mencionar efectos secundarios como el aumento de criminalidad.

Dopesick es una miniserie notable. Logra dar una visión de conjunto clara para hechos que se extienden a lo largo de más de dos decenios y por diferentes estados. Para lograrlo utiliza el mismo recurso que el libro original, cuenta las historias que gente que no tiene que ver entre sí, bien que están relacionadas con el tema y con uno de los tres grandes protagonistas: la empresa, sus víctimas y la ley. El doctor Samuel Finnix (Michael Keaton), médico de una pequeña comunidad minera en Virginia que fue convencido de los beneficios de recetar Oxycodin; Betsy, una joven minera a la que Finnix prescribió la medicina para aliviarle el dolor de una lesión y se convirtió en adicta; Billy, joven y ambicioso comercial de Purdue Pharma; Rick Mountcastle (Peter Sarsgaard) y Randy Ramsmeyer (John Hoogenakker), dos ayudantes del Fiscal del Estado que investigan Purdue Pharma; la agente de la DEA Bridget Meyer (Rosario Dawson); finalmente la familia Sackler, propietaria de Purdue Pharma. Casi todos ellos son personajes inventados para la serie, aunque son muy similares a otros reales.

Dice mucho a favor del guión que no pierda nunca el interés a pesar de su discurso repetitivo “este medicamento es un horror, hay que prohibirlo y encerrar a sus propietarios”. Pero, además del talento de Strong y sus ayudantes, hay que tener en cuenta de que las líneas las pronuncia un reparto estelar: Keaton es pura humanidad, viudo en Virginia, echa de menos a su mujer; Peter Sarsgaard y John Hoogenakker son dos investigadores completamente diferentes, ambos incorruptibles y con un elevado sentido de la justicia, el uno es padre de familia, preocupado porque su trabajo no le permite ocuparse de los suyos, el otro tiene un cáncer… cada salto temporal hace que la secuencia tenga especial importancia y ello es un desafío continuo para los actores y la historia en general que Dopesick supera con notable. Las historias interesan, consiguen que el discurso anti Oxycodin se convierta en un valor, en el sello de la serie, y no en un simple mantra.

El punto más débil sería la parte que corresponde a la familia Sackler, cuya maldad resulta inexplicable. El guión cuenta que Richard Sackler, promotor del Oxycodin, buscaría el éxito a través de su fármaco debido a un complejo de inferioridad y a la necesidad de hacerse valer ante su familia que, en general, lo desprecia. No es mala historia, pero no funciona igual de bien que el resto. En cuanto a la minera Betsy, Strong la hizo lesbiana -hay que poner una en toda serie-; su historia como víctima es buena, sus sufrimientos y adicción convencen; pero los largos discursos ideológicos de los dos primeros capítulos resultan algo pesados y no ayudan en nada a esta historia.

Por lo demás, ya hemos dicho que es una gran serie, dura, que además de narrar una historia real, señala una serie de problemas occidentales entre los que cabe destacar el miedo al dolor. Sobre ese aspecto el médico que interpreta Michael Keaton hace un interesante discurso en el último capítulo, a modo de colofón.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Dopesick), 2021
  • Dirección: Barry Levinson, Michael Cuesta, Patricia Riggen, Danny Strong
  • Duración: 1 temporada (8 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: Disney+
  • Público adecuado: +16 años (VS-)
Suscríbete a la revista FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil