Inicio Críticas películas Oslo, 31 de agosto

Oslo, 31 de agosto

El noruego Trier rueda su segunda película, honesta, dolorosa e inquietante (***)

- Anuncio -

Dirección: Joachim Trier Guión: J. Trier, Eskil Vogt Fotografía: Jakob Ihre Montaje: Olivier Bugge Coutté Música: Ola Fløttum Intérpretes: Anders Danielsen Lie, Hans Olav Brenner, Johanne Kjellevik Ledang, Ingrid Olava Duración: 95 m. Distribuidora: Abordar Público adecuado: +18 años

Noruega (Oslo, 31. August), 2011. Estreno en España: 17.1.2014

¿Por qué?

800×600

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:»Tabla normal»;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:»»;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:»Calibri»,»sans-serif»;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

Un hombre de 34 años, cerca de concluir una cura de desintoxicación de drogas cerca de Oslo, acude a la ciudad a una entrevista de trabajo, dentro del plan de rehabilitación. Es joven, inteligente, bien parecido, de buena familia. Pero se siente acabado. Y se pregunta de donde viene todo eso que le ha convertido en un escombro, en una sombra.

«Siempre me he visto como un cineasta que aborda las cosas desde un punto de vista crítico pero al mismo tiempo ruedo mis películas sobre personas aparentemente afortunadas y privilegiadas. Siempre me entristece escuchar como la vida, aquí en Noruega, es tan cómoda, no hay buenas historias que contar debido a la falta de conflictos. No estoy en nada de acuerdo ya que hay grandes tragedias en la vida de la clase media».

El noruego Joachim Trier, confeso admirador de la pureza de Bresson, demuestra sensibilidad y fuerza y audacia en esta versión libre de la novela Le feu follet, de Pierre Drieu La Rochelle. Bien dirigida, con unos actores que desazonan por su patético realismo, la película logra lo que busca. Un parón para preguntarse por qué. Con valentía. Dejando hablar a un personaje que dice las verdades del barquero, también sobre la incoherencia de unos padres «liberales». Dura, incómoda, libre. Cine valioso. Y amargo.

Alberto Fijo

Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor