Sólo ellos

Un muy buen Clive Owen y un logrado acabado formal no son argumentos suficientes para destacar un drama cuya trama recuerda demasiado a los telefilms de sobremesa. ** ½

The boys are back, 2009 País: Australia/Reino Unido Dirección: Scott Hicks Guión: Simon Carr, Allan Cubitt Fotografía: Greig Fraser Montaje: Scott Gray Música: Hal Lindes Intérpretes: Clive Owen, Laura Fraser, George MacKay, Nicholas McAnulty, Tommy Bastow, Emma Booth, Chris Haywood 104 m. Jóvenes Distribuidora: DeAPlaneta Estreno: 9.4.2010

Gran Owen, pequeño Hicks

- Anuncio -

Joe Warr es un periodista deportivo britá­nico de éxito que se muda a Australia pa­ra vivir con su segunda mujer y su hijo de sie­te años. Cuando ella muere en trágicas cir­cunstancias, Warr se ve obligado a hacerse cargo del niño al mismo tiempo que inten­ta mantener una relación funcional con otro hijo adolescente, fruto de su primer ma­trimonio, lo que no le va a resultar nada fá­cil.

Scott Hicks (Shine, La nieve cae sobre los cedros, Corazones en Atlántida) demuestra una vez más que es un director muy eficiente a la hora de manejar los recursos cinematográficos (buena fotografía, acertado casting…), pero con nula capacidad para construir un drama que se sostenga de principio a fin.

La trama de la película adolece brutalmente de empaque, quedándose en una colección de tópicas viñetas que siguen al dedillo la línea de puntos trazada por la premisa de partida (padre irresponsable deja solos en casa a sus hijos para cubrir un torneo de tenis, padre irresponsable enseña a conducir a su hijo, hombre viudo y atractivo se vuelve a enamorar, aparición fantasmal del ser querido fallecido…). Realmente estamos ante un telefilm de sobremesa presentado en un envoltorio resultón.

Lo más rescatable de la cinta es poder ver a Clive Owen en un cambio de registro, dejando aparcada su habitual intensidad y abrazando con total naturalidad un papel de hombre corriente. Convence absolutamente, dando mucho más de lo que le podría ofrecer su personaje, y si estuviéramos ante una película algo mayor no sería ni mucho menos descabellado hablar de nominaciones.

Juan Claudio Matossian