Río Rojo: Épica en blanco y negro

Dunson, un ranchero de Texas, conduce una manada a Missouri con la ayuda de un muchacho huérfano al que adoptó. La tiránica actitud de Dunson provocará un motín.

Es difícil imaginar una puerta mejor para entrar en el cine que ésta que usó Montgomery Clift, a los 27 años. Río Rojo es uno de los pocos western que le tose a los de Ford, que de alguna manera apadrinó esta epopeya de su amigo, el polifacético Hawks. Rodada en un bellísimo blanco y negro, la película tiene un tono épico que le sienta estupendamente para contar el choque de trenes entre un Wayne sensacional y un Clift que tiene una tremenda fotogenia y una manera de interpretar personajes inseguros que ha creado escuela. En medio, una temperamental Joanne Dru, a la que Ford regaló esa película imprescindible, La legión invencible. Para completar la reunión, Walter Brennan, un actor de esos que cuando sale, la película se multiplica por tres, tan bueno es.

Russell Harlan (Matar a un ruiseñor) firma la fotografía, con unos cielos de estremecedora belleza, que lucen mientras suena la música del ucraniano Dimitri Tiomkin (1894-1979), un hombre sin el que no se entiende el cine norteamericano, ganador de 4 Oscar (dos por Solo ante el peligro, El viejo y el mar, Escrito en el cielo).

Ford, que visitó el rodaje, alabó la interpretación de Wayne pero lo hizo a su manera ruda: «No sabía que este gran hijo de puta podía ser un actor».

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Red River), 1948
  • Fotografía: Russell Harlan
  • Montaje: Christian Nyby
  • Música: Dimitri Tiomkin
  • Distribuidora DVD: Warner
  • Duración: 130 min.
  • Público adecuado: +16 años
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor