Río Rojo: Épica en blanco y negro

Howard Hawks y Arthur Rosson unieron sus fuerzas en Río Rojo (1948), considerada como una de las películas más significativas de la historia del western, y que recibió dos nominaciones a los Oscar: mejor historia y mejor montaje.

Como indica Alberto Fijo en la revista FilaSiete, «es difícil imaginar una puerta mejor para entrar en el cine que ésta que usó Montgomery Clift, a los 27 años. Río Rojo es uno de los pocos western que le tose a los de Ford, que de alguna manera apadrinó esta epopeya de su amigo, el polifacético Hawks. Rodada en un bellísimo blanco y negro, la película tiene un tono épico que le sienta estupendamente para contar el choque de trenes entre un Wayne sensacional y un Clift que tiene una tremenda fotogenia y una manera de interpretar personajes inseguros que ha creado escuela».

- Anuncio -Advertisement Los Faberlman

Gracias a esta cinta comprobamos el alto nivel de inteligencia cinematográfica de Howard Hawks, un auténtico superdotado capaz de discernir las relaciones entre las personas desde puntos de vista insospechados, con gran profundidad psicológica.

Sinopsis: La Guerra de Secesión ha tocado a su fin y, tras sobrevivir a los indios, el ganadero Tom Dunson (John Wayne) y su hijo adoptivo Matthew Garth (Montgomery Clift) se proponen viajar con diez mil cabezas de ganado desde Texas hasta Missouri. Nadie hasta entonces había intentado una operación de tal envergadura.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Red River), 1948
  • Fotografía: Russell Harlan
  • Montaje: Christian Nyby
  • Música: Dimitri Tiomkin
  • Distribuidora DVD: Warner
  • Duración: 130 min.
  • Público adecuado: +16 años
Suscríbete a la revista FilaSiete