Charlie y la fábrica de chocolate: Dahl con motor Burton

Hay quien dice que se puede juzgar una película por su arranque, por sus primeros veinte minutos. Si esta afirmación -muy discutible- fuera cierta, la versión que hace Tim Burton (Sleepy Hollow, Ed Wood) del clásico infantil de Roald Dahl, Charlie y la fábrica de chocolate, sería casi una obra maestra.

Porque su arranque es mag­nífico. Desde los primeros segundos en los que los títulos de crédito surgen de unas amenazantes máquinas que fabrican chocolatinas, hasta las primeras imágenes de la familia de Charlie, tan pobres como encantadores. A pesar de estar adaptando un cuento, Burton consigue involucrar al espectador y someterlo -en unos pocos minutos- a muy variados sentimientos: tensión e inquietud por la búsqueda del ansiado billete dorado, emoción an­te la generosidad y el cariño de la familia Buc­ket, y diversión no exenta de unos gramos de cruel ironía en la presentación de los patéticos ni­ños que acompaña­rán a Charlie a conocer la fábrica. Por último llega el clímax vi­sual, la entrada en el territorio de Willy Wonka. Burton consigue no defraudar a las ima­gi­na­cio­nes más vivas con unos espectaculares decorados hechos a ma­no -nada de ordenador y grabar con un fondo azul- que recrean la fantástica fábrica de cho­colate.

Es difícil mantener este grado de excelencia mucho tiempo y, a partir de este momento, la pe­lícula pierde un poco de fuelle. La narración se hace más lenta y bastante repetitiva. Las sucesivas descalificaciones siguen un mismo esquema, y se hubiera agradecido que a alguno de los niños lo hubieran echado sin cancioncilla. Una vez que se ha terminado la visita a la fábrica, la película co­ge de nuevo aire para terminar a un muy buen nivel. Du­rante todo el recorrido del film funciona con brío un reparto bien capitaneado por Johnny Depp y Freddie Highmore (Des­cu­briendo Nunca Jamás).

A pesar de las limitaciones de la cinta, que no llega al producto redondo que es Big fish, el carismático cineasta Tim Burton era la persona adecuada para adaptar el cuento de Dahl.

Además de considerarse un fan del escritor, no era la primera vez que se acercaba a su obra ya que, como productor, adaptó otro de sus libros: James y el melocotón gigante. Quizás por esta sinto­nía con Dahl, Burton ha sabido recoger con fidelidad el espíritu del original y dotarlo al mismo tiempo de algunas constantes de su cine -fantasía, ironía, ternura hacia los personajes y cierto gusto por el esperpento- con tal naturalidad que hay momentos en que uno duda qué es lo que proviene de la novela y qué del guión cinematográfico. Es más, cuando uno repasa la novela se sorprende de que lo que añade el film sean precisamente dos detalles: le inventa un pasado al padre de Willy Wonka y añade un alegato de Charlie en el que defiende que la unidad de la familia está por encima de cualquier valor material. Son dos toques muy ligados a la biografía y mundo ideológico de Burton pero que, lejos de empañar la obra, le añaden fuerza. Y eso, en el fondo, es hacer una buena adaptación.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Charlie and the Chocolate Factory, 2005)
  • Fotografía: Philippe Rousselot
  • Montaje: Chris Lebenzon
  • Música: Danny Elfman
  • Distribuidora: Warner
  • Estreno en España: 12.08.2005
Reseña Panorama
s
Avatar
Periodista. Editora de Conversaciones con