Inicio Críticas películas Cazafantasmas: Más allá

Cazafantasmas: Más allá

Continuando la línea nostalgia de los ochenta, thriller juvenil similar a Los Goonies, mejorando el tono de la cinta original de 1984

Cazafantasmas: Más allá (2021)
Cazafantasmas: Más allá (2021)

Cazafantasmas: Más allá | La mejor de la saga

· Crítica de Cazafantasmas: Más allá | Estreno 3 de diciembre de 2021.
· Ha sido concebida como Star Wars: El despertar de la fuerza, una historia similar a la original, a la que se hace alusión continua a través de una serie de guiños y alusiones que se distribuyen a lo largo de todo el metraje.

Callie y sus dos hijos adolescentes, Trevor y Phoebe, viajan a Summersville -un pueblo perdido en Oklahoma- para hacerse cargo de la pobre granja de su padre, un viejo excéntrico que los abandonó hace mucho tiempo y acaba de fallecer. A Trevor se le da bien la mecánica y se dedica a reparar el viejo Cadillac de su abuelo que encontró en el granero. Por cierto, tiene un extraño logo pintado. Phoebe, genio incomprendida, detecta fenómenos extraños en la casa y encuentra un aparato que recuerda a una de esas trampas para fantasmas que se usaron en Nueva York hace cuarenta años.

Cazafantasmas: Más allá es la mejor de las cuatro entregas de esta saga. Ha sido concebida como Star Wars: El despertar de la fuerza, una historia similar a la original, a la que se hace alusión continua a través de una serie de guiños y alusiones que se distribuyen a lo largo de todo el metraje: las imágenes de archivo (fragmentos de la película de 1984), el Ecto-1, el lanza rayos, los uniformes, la trampa para fantasmas, el fantasma con aire bonachón… los cameos y el tema musical Ghostbusters. El resultado es una delicia para aquellos que disfrutaron con el relato original, a la vez que no es necesario conocerlo para disfrutar y seguir esta historia.

La película ha sido realizada en la línea nostalgia de los ochenta que ha caracterizado éxitos como la serie Stranger Things, cuyos jóvenes protagonistas se disfrazaron de Cazafantasmas, un homenaje a la moda y la cultura de aquellos años. Summersville está anclada en el pasado, y hay guiños múltiples a Cujo, a los Gremlins, a Chucky, al cine de Spielberg… Dirige esta película Ivan Reitman, director de Juno e hijo del director de los primeros Cazafantasmas quien, además, según nos contó el realizador, le acompañó a lo largo de todo el rodaje. El guion es suyo y de Gil Kenan (Monster House).

Esta película supera a la original de 1984 porque consigue mejorar el tono. Se trata de un thriller juvenil similar a la historia de Los Goonies, sin abandonar el tono amable consigue que la trama se tome en serio. Y los dos jóvenes protagonistas son excelentes. Finn Wolfhard, de Stranger Things, da vida a Trevor, mientras que Phoebe es interpretada por McKenna Grace (Un don excepcional), quien arrebata la pantalla en cada aparición. A su lado la pareja adulta, correcta, palidece.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Eric Steelberg
  • Montaje: Dana E. Glauberman, Nathan Orloff
  • Música: Rob Simonsen
  • Duración: 124 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Sony
  • EE.UU. (Ghostbusters: Afterlife), 2021
  • Estreno: 3.12.2021
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete

Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil