Los niños de Huang Shi


Los niños de Huang Shi: Tener y no tener

Los niños de Huang Shi | La producción es generosa y la historia real que cuenta tiene sustancia… pero la realización y el guión no están a la alturaLa producción es generosa y la historia real que cuenta tiene  sustancia… pero la realización y el guión no están a la altura

Años 30. China es invadida por Ja­pón. A la prensa no se le permite entrar en Shanghai, pero un joven periodista inglés, George Hogg, hará lo imposible por fotografiar la tragedia. En su viaje acabará en el orfanato de Huang Shi, donde conocerá a una enfermera norteamericana. La historia real en que se basa la película tiene indudable fuerza, porque en el protagonista se observa un idealismo heroico y sacrificado que convive con la generosidad y la ternura que derrochó con los niños del Huang Shi.

- Anuncio -

La película es digna pero no termina de funcionar. Tiene y no tiene. No es un problema de medios, pues la película (coproducida por China, Australia y Alemania) tiene una buena producción, una música adecuada (aunque excesiva) y una fotografía bellísima de Zhao Xiaoding (colaborador habitual en las últimas producciones de Zhang Yimou).

Tampoco faltan buenos actores. Rhys Meyers y Mitchell han demostrado en otras películas que son grandes actores cuando les dirigen adecuadamente (basta recordar sus interpretaciones a las órdenes de Allen en Match point y Melinda y Melinda, respectivamente).

Sin embargo, esta película se queda corta en la dirección (Roger Spottiswoo­de es un director medianamente eficaz en comedias de perfil bajo como Socios y sabuesos y Air América, pero muy limitado a la hora de contar una historia dra­má­tica), y en el guión (a los primerizos James MacManus y Jane Hawksley les queda un libreto demasiado frío e impersonal). Así, la poderosa historia queda deslucida con unos personajes que resultan anónimos y una realización muy convencional. Cuesta involucrarse en una cinta que, al ser tan poco ingeniosa en su definición de personajes y en el desarrollo de la historia, se hace muy larga. En este sentido, resulta revelador la planificación visual de los momentos de clímax en que el montaje se acelera innecesariamente, dando la sensación que hay poca confianza en haber acertado con el plano.

Falta autenticidad, esa que John Hous­ton decía que proviene de haber vivido muchas vidas. Aquí sin embargo el olor a guerra, la mirada de la desesperación o el anhelo de supervivencia no aparecen, sólo se presuponen.

Los niños de Huang Shi se estrenó en mayo en Estados Unidos coincidiendo con el estreno de la cuarta parte de Indiana Jones. La película no obtuvo más que 50.000 dólares en taquilla ese fin de semana. En España se estrena en un fin de semana más asequible y con el apoyo de un buen tráiler de promoción.


Los niños de Huang Shi (2008):

  • País: Australia/China/Alemania
  • Dirección: Roger Spottiswoode
  • Guión: James MacManus, Jane Hawksley
  • Fotografía: Zhao Xiaoding
  • Montaje: Geoffrey Lamb
  • Música: David Hirschfelder
  • Intérpretes: Jonathan Rhys Meyers, Radha Mitchell, Chow Yun Fat, Michelle Yeoh
  • Duración: 122 minutos
  • Público recomendado: Jóvenes
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Estreno: 31.X.2008
- Anuncio -