Watchmen: Superhéroes con vuelta de tuerca

Estamos en 1985; el mundo tiembla ante el próximo e inevitable enfrentamiento nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética que acabará con el planeta; Richard Nixon –vencedor de Vietnam- ocupa la Casa Blanca; los múltiples héroes enmascarados que combatían el crimen han sido jubilados y reincorporados a la vida civil; sólo uno de ellos, el inconformista Rorschach, mantiene una guerra privada contra el crimen, al margen de la ley. Estos son los prolegómenos de la acción, que se inicia con el brutal asesinato de uno de los viejos Vigilantes. El funeral reúne a los antiguos compañeros, evoca recuerdos que parecían olvidados, y desvela una conspiración para acabar con los Watchmen que quedan, y una trama más siniestra aún que podría acabar con el planeta.

Watchmen es una novela gráfica escrita por Alan Moore y dibujada por Dave Gibbons, ambos británicos. Alan Moore es un gran guionista de cómics, pero está excesivamente pagado de sí, con una especie de mística gnóstica que le hace bobamente solemne en sus sentencias grandilocuentes sobre cuestiones políticas. Es autor de From Hell, V de Vendetta y La liga de los hombres extraordinarios, todos ellos llevados a la pantalla grande con relativo éxito. En el caso presente, la adaptación llega veintitrés años después de la aparición de la novela gráfica. Nada más ver 300, la Warner llamó a Zack Snyder.

- Anuncio -

Snyder es joven, tiene talento, imaginación y sabe utilizar las nuevas tecnologías para poner sus ideas en imágenes y ha logrado trasladar los dibujos de Gibbons a la pantalla grande con bastante fidelidad, y contar una buena historia de aventuras. No estoy tan seguro respecto del contenido que Alan Moore quería. En primer lugar, haber convertido un cómic de más de cuatrocientas páginas en un story-board puede parecer una buena idea, pero es una empresa arriesgada porque hay demasiadas ideas, y el afán de transmitirlo todo provoca una saturación de datos y una notable pérdida de claridad. Watchmen gustará a los fans de Moore, que se llenarán de satisfacción al ver la perfección con que se han reproducido las viñetas y los diálogos del libro; pero puede confundir/aturdir al espectador sin equipaje.

Por otra parte, el objetivo de Moore fue moverse en la épica anti-héroe, en la que los enmascarados no tienen superpoderes y llevan una prosaica vida gris, que a veces se tiñe de negro; por esa razón la editorial DC le pidió que no utilizara sus héroes, sino que inventara personajes nuevos para ese viaje al lado oscuro. Pero al final de la aventura descubrimos que Watchmen, con toda su esmerada copia del original, es una historia de superhéroes de corte bastante clásico.

Watchmen es una buena adaptación del comic, pues. Como obra autónoma es interesante, entretenida a pesar de sus 160 minutos de duración. La cinta tiene poderío visual y, al mismo tiempo, buen pulso dramático. La narración es fluida y el director engarza con habilidad las diversas tramas y los numerosos flashback que cuentan las historias de cada héroe y sus conflictos morales íntimos. En este sentido es superior a 300, un paso adelante del director, que además de la pantalla croma ha rodado con decorados, manejando a un buen número de actores y entrando en profundidades psicológicas. El montaje es excelente.

Ahora bien, es una película larguísima, contiene demasiada información que no siempre es fácil de asimilar. Por otra parte es muy violenta y tiene momentos excesivamente desagradables, de una violencia morbosa y repulsiva, «gore» como dicen ahora. Hay también una ración de sexo bajado directamente del cómic. En fin, hay un contenido ideológico ampuloso y rimbombante, ambiguo y barato, aunque se las dé de profundo.

En 1986, Alan Moore sorprendió haciendo una inteligente caricatura de un mundo occidental hedonista, decadente y con miedo. Veinte años después esa imagen dice poco, y me temo que su historia no supere a un público  minoritario, la disfrutarán los aficionados al cómic, más interesados en ver cómo han dado vida a sus dibujos que en la historia en sí misma considerada.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2009
  • Larry Fong
  • William Hoy
  • Tyler Bates
  • Paramount
  • 163 minutos
  • Adultos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.