Animal kingdom

Una opera prima atrevida y distinta… muy de festival. Destaca el casting de actores australianos que bordan sus malignos personajes. ***

ANIMAL KINGDOM, 2009 País: Australia Dirección y Guión: David Minchod Fotografía: Adam Arkapaw Montaje: Luke Doolan Música: Anthony Partos Intérpretes: Ben Mendelshon, Joel Edgerton, Guy Pearce, Luke Ford, Jacki Weaver 113 m. +18 años (temática, violencia) Distribuidora: Avalon Estreno: 14.1.2011

En Australia también hay mafia

- Anuncio -

Joshua “J” Cody es un adolescente que se va a vivir a casa de su abuela y sus tíos después de que su madre muera de una sobredo­sis. Su nuevo hogar no es precisamente muy dulce. Hay dro­ga, violencia y envidias. Y un coche de policía en la puerta esperando conseguir pruebas que incriminen a la de­lictiva familia.

Ganadora del Premio del Jurado a la Me­jor Pe­lí­cula Internacional en el último Fes­ti­val de Sun­dance, Animal kingdom es una de esas pelícu­las a las que hay que ir prepa­rado. La historia tiene suficientes alicien­tes para mantener la aten­ción del espec­tador, pero la temática y la for­ma en que está rodada hacen que sea una pe­lícula difícil. La maldad de sus personajes es en­fermiza, y el uso de la música distorsionan­te ha­ce que algunos tramos sean realmen­te distan­tes.

Aún así, la cinta tiene momentos muy po­de­rosos, como el terrible arranque o el ca­tártico fi­nal que hacen que esta premiada obra haya si­do muy alabada, comparándo­la con las mejores películas de Michael Mann (Heat), Coppola (El pa­drino) o Mar­tin Scorsese (Uno de los nuestros). En mi opi­nión no llega a tanto, más que nada porque tiene unas formas muy ge­nui­nas del reciente cine australiano (la músi­ca incidental que acaba por enloquecerte, los per­sonajes gélidos, la violencia rápida y efi­caz) que empiezan a resultar reiterativas. Esto hace que la película sea interesan­te, pero no redonda. In­ten­sa, pero no creíble: hay demasiadas pre­guntas sin respuesta. ¿Por qué la policía no ac­túa? ¿Es tan fácil asesinar a tantas personas? ¿Se puede em­pezar a ser delincuente con la faci­lidad con que Joshua entra en la mafia familiar?

La cinta cuenta, eso sí, con unas interpre­ta­cio­nes magníficas de actores australianos, entre los que destaca uno de los retratos maternos más diabólicos de los últimos años, representado a la perfección por Ja­cki Weaver.

Claudio Sánchez