El hotel del millón de dólares | Homenaje a seres fracasados en el corazón

El hotel del millón de dólares |Historia ideada por Bono, cantante de U2.

En la experiencia de Bono, cantante de U2, durante el rodaje de un video promocional en un viejo hotel de Los Ángeles -lleno de huéspedes «curiosos»- está el origen de la historia, ideada por él mismo, y que ha servido de base al guión que firma Nicholas Klein y que Win Wenders, con la ayuda interpretativa y financiera de Mel Gibson, ha convertido en imágenes.

En el núcleo del argumento asistimos al desarrollo de una relación amorosa marcada por el destino trágico de sus protagonistas. Ella, prostituta de supervivencia, vacía de identidad. Él, disminuido mental, rebosante de sensibilidad, bloqueado en su capacidad para expresarla. En la periferia, los personajes excéntricos del hotel. Homenaje a esos universos personales de seres fracasados en el corazón de una ciudad donde la magia y el esplendor del sueño americano no llega a todos.

A los habitantes del hotel se une la figura del policía –Mel Gibson– lastrado por una deficiencia física, que intenta averiguar la causa de la muerte de uno de los inquilinos, hijo de un magnate judío.

Con estos elementos, quizás Wenders hilvana un film que sabe a poco, aunque apunta sugerentes reflexiones sobre el fracaso del sistema para redimir a las personas, así como la fuerza humanizadora del amor que «salta» las fronteras de la muerte dando sentido y coherencia a las maltrechas existencias de seres humanos que están en cualquier parte.

El fuerte protagonismo de la banda sonora, con una esmerada selección de temas compuestos por U2, envuelve el buen hacer de los actores con la personalidad visual que Wenders imprime a sus películas.

 

Ficha Técnica

  • Fotografía: Phedon Papamichael

EE.UU.