Teresa, Teresa: Palabras mayores

El director, guionista y productor Rafael Gordon sondea en Teresa, Teresa la vigencia del mensaje y la arrolladora personalidad de Teresa de Ávila, mujer, cristiana, santa y doctora de la Iglesia, pero también una de las plumas más prolíficas y brillantes de la lengua castellana.

A Gordon la historia y la literatura de la España del XV y el XVI le fascinan. En 1999 dirigió La reina Isabel en persona, un arriesgado monólogo interpretado por una pletórica Isabel Ordaz.

Teresa, Teresa centra todo su interés en el encuentro íntimo, sincero y atemporal de dos mujeres: una presentadora de televisión (Assump­ta Serna) que dirige un programa de entrevistas virtuales, y una monja carmelita descalza, Tere­sa de Jesús, en el siglo Teresa de Cepeda y Ahumada (Isabel Ordaz). Al correr de la entrevista se agranda el abismo entre el acá y el allá, entre el materialismo sofisticado de la periodista y la mística enraizada en lo cotidiano de la religiosa.

Película austera y minimalista, supone -conviene advertirlo- una ruptura temática y estética brutal con la banalidad de toneladas de películas fast food. La película es un continuo fluir de ideas entre las dos protagonistas, a las que Gor­don deja hablar. El respeto a Teresa es enorme porque, gracias a la exigencia de textualidad que se impone el director, son las palabras de la abulense las que suenan en la boca de Ordaz, que estuvo una temporada recluída en un car­melo de Tordesillas para capturar entre las hijas de la Inquieta y Andariega el aroma de la Re­for­madora. Una opción que, en su arriesgada radicalidad, quizás suponga una ventana abierta al documental y… al cansancio del espectador.

Hay un resello teatral en la relación entre las dos protagonistas, envueltas en la luz de Madurga y en la sutil música de Gancedo, que se lanzan interesantes y aplastantes ideas. Si el espectador no entra en el juego, esas ideas pueden parecer carentes de emoción, especialmente al que no haya leído a Teresa y, por tanto, desconozca su peripecia vital, su batalla, sus amores arrebatados.

Para el que haya leído la prodigiosa biografía de la francesa Marcelle Auclair, la película de Gordon es un gozo, un sueño hecho realidad, que contaba con el excelente precedente de la serie televisiva de Jose­fina Molina, universalmente valorada como la mejor de la historia de la televisión en España.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Francisco Madurga
  • Montaje: Julia Juaniz
  • Música: Eva Gancedo
  • Distribuidora: Diorama
  • Estreno en España: 3.10.2003

España, 2003. 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s