Lupin 2: Ladrón y caballero

Tras los cinco primeros capítulos, todas las tramas estaban abiertas. Lupin 2 no es una segunda temporada, sino una continuación que cierra a lo grande todos los cabos sueltos. Se retoma la acción tal como quedó en el quinto capítulo, empezando en alto con el protagonista Assane Diop en El Havre en homenaje a La aguja hueca, uno de los más conocidos libros de Arsène Lupin.

La serie sigue fiel a su estilo dinámico y elegante. Con guiones bien trazados rematados con soluciones imaginativas muy de la antigua escuela e inspirados en los libros de Lupin. Por supuesto también hay mamporros, disparos y persecuciones, pero no es eso lo que llama la atención del espectador medio acostumbrado a ver series norteamericanas, sino lo que brilla es que el protagonista resuelva las situaciones más apuradas con ingenio, encanto personal y mucha picaresca. Algún crítico literario debería hacer un estudio de cómo la novela picaresca española ha influido entre otras en obras tan dispares como Barry Lyndon, todo Dickens, parte de Mark Twain y en Maurice Leblanc.

Lo bueno de adaptar un libro sin adaptarlo realmente, como es este caso, es que puedes coger de él y de su protagonista lo que te interese y añadir los ingredientes que te vengan bien, poniendo en la coctelera medio vaso de Arsène Lupin y su habilidad para el latrocinio, y un buen chorro de El conde de Montecristo y su ansia entre venganza y justicia, y añadir unas cuantas gotas de Los miserables y su sustrato de lucha social con parada en la inmigración. Y para terminar puedes poner al perro de la serie el nombre de J’accuse como el libro que Émile Zola dedicó al famoso caso Dreyfus. Todo sin perder el toque galo. Los franceses siempre han sabido sacar muy buen partido de sus clásicos. A pesar de la amalgama de influencias, el tema de la serie no es otro que las relaciones paternofiliales. El actor Omar Sy encarna un personaje que a fuerza de querer ser buen hijo se convierte en un mal padre, en permanente tensión entre la sed de venganza y la necesidad de no perder el amor de su familia.

Lupin 2 es una serie familiar que no pretende ser realista a machamartillo. Hay cierto abuso de suspensión de la incredulidad en aras de hacer una historia más disfrutable y donde las acciones más increíbles se resuelvan satisfactoriamente. Como en la primera parte, los flashbacks explican y dinamizan el presente. Hay un continuo diálogo entre lo antiguo y lo moderno en un mundo donde se mezclan museos, bibliotecas y catacumbas, con ordenadores, móviles y drones; y donde el personaje principal para arreglar las injusticias del pasado se apoya en la última tecnología, y donde la lectura de los libros en papel ganan la partida a las redes sociales y libros electrónicos.

Ficha Técnica

  • País: Francia, EE.UU., 2020
  • Dirección: Ludovic Bernard, Hugo Gélin
  • Fotografía: Christophe Nuyens, Martial Schmeltz
  • Montaje: Audrey Simonaud
  • Música: Mathieu Lamboley
  • Duración: 2ª temporada (5 capítulos de 46 minutos)
  • Emisión en España: Netflix
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Escritor de relatos de terror y misterio, y guionista de cine y televisión. Admirador de Ford, Kurosawa, Spielberg y Hitchcock, no necesariamente en este orden