Leones por corderos: Propuesta interesante pero arriesgada

Leones por corderos | Son muchas las virtudes de esta pe­lícula, que también tiene un importante defecto. Su acercamiento a las maneras del gobierno de Bush en el combate contra el terrorismo islámico es sesudo, hay una reflexión honesta sobre los móviles de esa política y sobre sus pros y contras… pero trama, lo que se llama trama, poca.

La película -muy bien rodada gracias a los 35 millones de dólares de presupuesto, que permiten el esmero foto­gráfico de un buen profesional como Rousselot (Charlie y la fábrica de chocolate, La extraña que hay en ti)- tiene una estructura muy sencilla, con tres escenarios distintos en los que se debate sobre la guerra de Afganis­tán. En el primero de ellos un influyente senador republicano (Cruise), ex militar número uno en West Point, es entrevistado por una periodista (Streep) muy crítica con la política exterior norteamericana en zonas de guerra. Mientras tanto, un cate­drático (Redford) discute sobre la gue­rra con uno de sus alumnos más prometedores (Garfield). Todo esto sucede en medio de la ofensiva norteamericana en Afganistán, donde seguimos una misión de dos soldados (Luke y Peña).

- Anuncio -

A la espera de un buen número de pe­lículas sobre Oriente Medio que llegarán próximamente (La sombra del reino de Pe­ter Berg, la polémica Redacted de Brian de Palma, y la más esperada, En el valle del Elah de Paul Haggis, entre otras), Leones por corderos es una propuesta tan interesante como arriesgada.

Interesante porque casi todo lo que di­rige Redford da que pensar, y esta vez ha contado con un guión sustancioso del jovencísimo Matthew Michael Carnahan (tam­bién guionista de la anteriormente citada La sombra del reino). Las réplicas y contrarréplicas en las que se fundamentan dos tercios de la película (Cruise-Streep, Redford-Garfield) son inteligentes, matizadas y respetuosas con la libre interpretación del espectador. En este contexto los actores se sienten muy cómodos, con cosas interesantes que decir (los cuatro es­tán fantásticos, pero sorprende especialmente el casi desconocido Andrew Garfield por la naturalidad con la que refleja una juventud actual tan crítica con la realidad como frívola a la hora de comprometerse).

Pero esta opción de Redford por hacer pensar al espectador tiene el enorme riesgo de que prácticamente “sacrifica” la trama. La tercera parte, estática y deslucida, es la de los dos soldados en Afganis­tán, que más que aligerar la historia la interrumpen y la hacen aburrida. Queda así una película de tesis, con actores muy poderosos, que pregunta sin responder y deja al espectador con la sensación de una clase de geopolítica, con diapositivas intercaladas de un capítulo de Hermanos de sangre. Tom Cruise es productor ejecutivo.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Lions for lambs, 2007)
  • Fotografía: Philippe Rousselot
  • Montaje: Joe Hutshing
  • Música: Mark Isham
  • Duración: 90 m.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Distribuidora: Fox
  • Estreno: 9.XI.2007
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año