Crisis: Crisis de guión

· Crisis: Un buen inicio en Estados Unidos con casi 7 millones de espectadores en el primer epi­sodio.

Un autobús con los hijos de los hombres más poderosos de Estados Unidos es secuestrado por una organización desconocida liderada por un ex analista de la CIA. Solo con escribir este argumento a uno le entran ga­nas de bostezar. Evidentemente entre los pasajeros es­tá el hijo del Presidente de Estados Unidos, el hijo del em­bajador de Pakistán…

En Estados Unidos les encanta este tipo de argumentos. En cartelera hemos visto recientemente Objetivo: La Casa Blanca y Asalto al poder, y en televisión es­te verano pudimos ver Rehenes. En este caso la tra­ma podría ser entretenida ya que tiene un buen arranque y algunos actores solventes: Dermot Mulroney (New Girl, Agosto) y Gillian Anderson (Hannibal, La caza). También hay algún apunte musical logrado co­mo el final del episodio piloto en el que se incluye una ver­sión coral del Nothing Else Matter de Metallica interpretado por el coro belga Scala & Kolacny Brothers, o la utilización de Words as weapons, de Birdy, en uno de los clímax de la serie.

El creador de esta serie es Rand Ravich, que en 2007 escribió la discreta serie Life, protagonizada por Da­mian Lewis, que fue cancelada en su segunda temporada. Con Crisis tuvo un buen inicio en Estados Unidos con casi 7 millones de espectadores en el primer epi­sodio. Pero los 13 capítulos de la temporada se hicieron muy largos y apenas la mitad de sus seguidores man­tuvieron el interés en la trama. Finalmente la NBC can­celó la serie tras esta primera sesión.

Como es habitual, los problemas de esta serie provienen del guión, especialmente de los diálogos, que en muchos casos rozan el ridículo. El niño repelente y obe­so, el guardaespaldas que habla como si estuviese en un western de serie B, los adolescentes pijos y engominados… Lo menos que se puede hacer con ellos, es secuestrarlos… No hay ningún personaje que salga del cliché, del perfil impersonal, alguien con el que se pue­da empatizar lo suficiente para mantener el interés de la historia.

Tampoco ayudan la planificación videoclipera, chapada a la antigua (en muchas ocasiones la serie parece que tiene 20 años), la música facilona y la mayoría de ac­tores inertes que dan muy poca fuerza dramá­ti­ca a sus personajes. Al menos hay que agradecer que la se­rie no sea especialmente violenta y apenas tenga unos bre­vísimos apuntes zafios.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2014
  • Dirección: Far Shariat
  • Fotografía: Elliot Davis
  • Música: John Paesano
  • Duración: 1 temporada de 13 capítulos de 45 minutos
  • Emisión en España: Fox TV
  • Público adecuado: +16 años (S-D)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
w